La producción birmana de opio, base para elaborar heroína, aumentó hasta las 690 toneladas este año, lo que supone la sexta subida consecutiva registrada en este país asiático desde 2007, alertó hoy Naciones Unidas.

Según las estadísticas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), el incremento en Birmania (Myanmar) del cultivo de adormidera, planta de la que se extrae el opio, fue de un 17 % con respecto a 2011, cuando en el país se cosecharon unas 640 toneladas de esa resina que contiene morfina, codeína y otros alcaloides.

La cantidad de opio cosechado en las plantaciones situadas en las áreas montañosas del norte y noreste del país, es suficiente para elaborar más de 69.000 kilos de heroína, narcótico que precisa ser mezclado con varios productos químicos.

El informe de la agencia de la ONU señala que de acuerdo a las imágenes tomadas por satélites, en Birmania la superficie total dedicada al cultivo de la adormidera aumentó en 2012 hasta las 51.000 hectáreas, desde las 40.000 hectáreas del año anterior.

"Un factor probable que ha llevado al resurgimiento de la producción de opio en el sudeste de Asia es el de la demanda, tanto a nivel nacional como regional", apuntó la agencia en su informe.

A partir de 2007 la producción de opio ha registrado un aumento anual, que los expertos atribuyen en parte, a la creciente demanda en China, donde según un estudio de la ONUDD, en 2008, cerca de 2,2 millones de adictos consumieron unas 45 toneladas métricas de heroína, la mayor parte introducida por su frontera con Birmania.

Otro factor que influye para que se registre este aumento de la producción es el precio del opio, que cada año sube a la vez que los aldeanos ganan menos dinero con la venta de sus cosechas de cultivos convencionales introducidos mediante programas dirigidos a erradicar las plantaciones de adormideras de estas regiones.

De acuerdo a los datos de la agencia de Naciones Unidas, el kilo de opio en Birmania se paga al agricultor a unos 460 dólares (346 euros).

Estos ingresos hacen que su cultivo sea al menos veinte veces más rentable que el del arroz, ya que una plantación de adormidera de una sola hectárea de extensión puede generar ingresos de hasta 5.000 dólares, según la agencia de la ONU.

Cerca del 91 % de estas plantaciones están ubicadas en el estado Shan, al noreste del país y colindante con Tailandia, y desde hace más de cinco décadas es morada de los llamados ejércitos del narcotráfico.

El informe de la ONU cita además los datos oficiales del Gobierno birmano, que según asegura ha destruido en 2012 un total de 24.000 hectáreas de cultivos de adormidera, unas 17.000 hectáreas más que el año pasado.

En 1993, Birmania producía unas 1.800 toneladas de opio, pero una década después y como resultado de los programas de erradicación desarrollados en este país, así como en Laos y Tailandia, esta cifra descendió hasta las 350 toneladas.

Las áreas del norte y noreste de Birmania son parte del llamado "Triángulo Dorado de la Droga", región que incluye las del norte de Tailandia y el oeste de Laos y que vive una etapa de prosperidad a raíz de la apertura de pasos fronterizos y la construcción de carreteras.

Birmania, que produce el 91 % del opio que se recoge en el Triángulo Dorado, es el segundo mayor productor del mundo tras Afganistán, en Asia central.