América Latina y el Caribe crearon más de 35 millones de puestos de trabajo entre 2000 y 2010, según reveló un informe presentado hoy por el Banco Mundial (BM) en Lima, que indica que esto se produjo pese a la desaceleración de otras economías por la reciente crisis económica.

"Los dos mil (2000-2010) fueron muy buenos años para el mercado de trabajo en Latinoamérica, hemos visto mejoras educativas, una progresiva entrada de las mujeres en el mercado de trabajo, cómo hemos generado mayor empleo y de mayor calidad. Hemos visto como la informalidad caía y cómo los ajustes del mercado de trabajo se han hecho más eficientes con respecto a los años 90", afirmó el economista jefe del BM Julian Messina.

El reporte "El papel del mercado laboral en la transformación de América Latina" indicó además que hay una menor desigualdad en los ingresos salariales de personas con diferentes grados educativos.

"Si bien la enorme mayoría de los trabajadores con título universitario siguen ganando bastante más que aquellos sin el mismo, no ganan tanto como solían, en comparación con sus pares menos educados", expresó Messina.

El Banco Mundial estimó que la actividad económica en América Latina y el Caribe aumentará en torno al tres por ciento este año, mientras que el crecimiento mundial se está reduciendo "considerablemente" del 4,5 % en 2011 a 2,3 % en 2012.

El incremento en la región se da de forma heterogénea y tiene a Argentina, Brasil y Paraguay como los países con una mayor desaceleración, por debajo del promedio, mientras que Perú y Panamá siguen a la cabeza y se espera tasas de crecimiento del 6 y 8 %, respectivamente, equivalentes a las asiáticas.

Para Messina, América Latina sigue siendo una zona "tremendamente desigual", pero que se va acercando al nivel de otras economías más avanzadas.

"América Latina durante la década del 2000 reduce la desigualdad en el ingreso de los hogares y esto está en absoluto contraste con lo que ocurre en el resto del mundo y fundamentalmente con lo que está pasando en el resto de economías emergentes en China, en India, en Sudáfrica", señaló.

Según el informe, los principales cambios laborales han sido el incremento de la participación de la mujer, que en 2010 alcanzó un 65 % de la fuerza laboral; así como el aumento de años de escolaridad y la estabilidad salarial, lo que trajo consigo un bajo desempleo situado en 2011 en casi 6,5 %.

"Hasta el año 2001 la tasa de desempleo aumenta de manera continuada, esta es una media ponderada para toda América Latina, y a partir del 2001-2002 empieza a disminuir, ahora está cercana al 6,5 %, nos estamos acercando a mínimos históricos en términos de desempleo en América Latina", manifestó Messina.

Sin embargo, el representa del BM aclaró que "no todo es positivo y no todo va a ser tan fácil para el futuro próximo", debido a la especialización en sectores menos productivos como los relacionados a materias primas y al deterioro de la oferta educativa.

Indicó que, por eso, se tiene que hacer "énfasis" en mejorar las escuelas y universidades si se quiere "ser competitivos en los próximos 10 años".

Durante la cita de hoy también debía presentarse el "Informe sobre el desarrollo mundial 2013: empleo", pero fue cancelado porque el expositor no pudo llegar a Perú por el paso de la tormenta Sandy por Nueva York.

Sin embargo, Efe tuvo acceso a ese documento, que indica que existen 200 millones de personas en el mundo desempleadas y que buscan trabajo activamente, entre ellas una gran cantidad de jóvenes.

Se registró, además, que aproximadamente 620 millones de jóvenes, en su mayoría mujeres, ni trabajan ni buscan empleo, mientras que 21 millones de personas son víctimas de la esclavitud, la prostitución forzada y otras formas de trabajo involuntario.