Dos soldados de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) murieron hoy por disparos de un individuo vestido con un uniforme de las fuerzas de seguridad afganas en el sur del país asiático, informó a Efe la Alianza Atlántica.

"Una persona con uniforme de la Policía afgana disparó hoy su arma contra soldados de la ISAF y mató a dos de ellos en la provincia meridional de Helmand", dijo el portavoz del organismo militar, general Hagen Messer.

La fuente, que evitó ofrecer más detalles, agregó que la ISAF ha iniciado una investigación para esclarecer lo sucedido.

La OTAN no acostumbra a precisar la nacionalidad de los militares fallecidos, una prerrogativa que corresponde a cada país miembro, pero en Helmand hay una gran presencia de soldados británicos y estadounidenses.

En lo que va de año, más de medio centenar de soldados extranjeros han perdido la vida en ataques cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad afganas, en ocasiones a manos de talibanes que logran infiltrarse en esos cuerpos armados.

La Alianza Atlántica ha limitado de hecho algunos programas de cooperación y de formación con el Ejército y Policía de Afganistán y ha anunciado recientemente medidas para tratar de reducir el riesgo de este tipo de acciones.

La semana pasada, el líder de los talibanes afganos, el mulá Omar, pidió a sus milicianos que incrementen las infiltraciones en las fuerzas afganas para cometer ataques contra las tropas extranjeras.

"Aumentad vuestro esfuerzo para expandir las infiltraciones en el enemigo. Esta táctica traerá resultados fructíferos", dijo el líder de los insurgentes.

Las tropas internacionales comenzaron en 2011 a retirarse progresivamente de Afganistán y a transferir gradualmente la competencia de la seguridad a los policías y militares locales.

Este proceso debe concluir en 2014 y transcurre en medio de una de las fases más sangrientas de la guerra.