UBS, el mayor banco de Suiza, anunció hoy su intención de despedir a 10.000 empleados en el marco de la estrategia para reducir el volumen de su división de negocios y centrarse en la banca privada y en la de inversión.

La entidad bancaria hizo el anuncio aprovechando la presentación de los resultados del tercer trimestre del año, en el que registró una pérdida neta atribuida de 2.127 francos suizos (1.772 millones de euros), un 131 % más que en el tercer trimestre de 2011.

A mediados de octubre, el consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti, anunció que tomaría todas las medidas que fuesen necesarias para hacer frente a la crisis que vive el sector.