Mike Tomlin está demasiado preocupado buscando la forma de detener a Eli Manning como para preocuparse por las secuelas que el paso del huracán Sandy puedan tener sobre el partido del domingo en Nueva York contra los Giants.

"Simplemente me concentro en las cosas que puedo controlar", comentó el martes el entrenador de los Steelers de Pittsburgh.

El clima es una de las cosas que Tomlin no puede controlar. La tormenta produjo destrozos en el noreste de Estados Unidos, y las labores de limpieza y recuperación apenas comenzaban el martes.

Sin embargo, los Steelers no creen que se afecte el partido del domingo.

"Vamos a seguir con nuestros planes y lo haremos hasta que nos digan lo contrario", señaló Tomlin.

Los preparativos de Pittsburgh (4-3) no incluyen al safety Troy Polamalu, quien perderá su tercer partido al hilo, y quinto en general, debido a un problema en la pantorrilla derecha.