La canciller alemana, Angela Merkel, se reúne hoy en Berlín con los responsables de la OCDE, del Banco Mundial (BM), del Fondo Monetario Internacional (FMI), de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El encuentro, el segundo de ese tipo en Berlín después del que mantuvo en 2011 en la cancillería alemana con los responsables de estos organismos, sigue al que celebró ayer en París con los mismos representantes de las instituciones mundiales el presidente francés, François Hollande.

A la cita de hoy acudirán el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría; el presidente del BM, Jim Young Kim; la directora gerente del FMI, Christine Lagarde; el director general de la OMC, Pascal Lamy, y el de la OIT, Guy Rider.

No hay una agenda oficial de temas en la reunión, al término de la cual habrá una comparecencia ante los medios en cancillería, anunciada para las 17.30 GMT (las 18.30 hora local).

Se da por descontado, sin embargo, que se tratará la crisis del euro, así como de la situación financiera internacional.

Merkel ha venido reiterando su voluntad de que se avance en la regulación internacional de los mercados, cuestión en la que "no se ha llegado aún a donde se tiene que llegar", según expresó la canciller en su último mensaje semanal por vídeo, el pasado sábado.

No se prevé que se produzca un encuentro bilateral entre Merkel y Christine Lagarde, indicaron ayer fuentes gubernamentales.

En su encuentro ayer con los representantes de las organizaciones internacionales, Hollande expresó su convicción de que para salir de la crisis hace falta tanto el ajuste del gasto público como promover el crecimiento, junto con una regulación de los mercados.

"Si dejamos a los mercados solos, si esperamos la resolución de la crisis sólo de los mercados, hay que temer que se perpetúe todavía tiempo", advirtió Hollande en su comparecencia tras su encuentro con los responsables del FMI, OCDE, BM, OMC y OIT.

La cita en Berlín se produce en una semana considerada clave para Grecia y en medio de la expectativa por el informe de la tríada -FMI, Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE)- sobre el país mediterráneo.

El semanario alemán Der Spiegel afirmaba en su último número, este domingo, que en el informe se recomendará hacer una nueva quita de la deuda griega, en esta ocasión a los acreedores públicos.

El Gobierno de Merkel, sin embargo, ya se ha expresado su rechazo a esa opción, que además considera jurídicamente inviable, ya que legislación alemana prohíbe al gobierno dar créditos o garantías a países de los que se considera que hay una alta probabilidad de que no cumplan con sus obligaciones.

Una quita implicaría un incumplimiento de las obligaciones y esto, visto hacia al futuro, sería considerado como una alta posibilidad de nuevos incumplimientos.