La devastación causada por el ciclón "Sandy" prolongó hoy la suspensión de la campaña electoral en EEUU, que se despertó con millones de personas sin suministro de electricidad, y con inundaciones en una vasta región del nordeste del país.

El presidente Barack Obama, que esta madrugada declaró "zona catastrófica" las áreas de Nueva York y Nueva Jersey afectadas por los fuertes vientos y anegadas por la marejada del ciclón "Sandy", ha suspendido sus actos electorales para la reelección en los comicios del 6 de noviembre.

El candidato presidencial republicano Mitt Romney también ha suspendido varias de sus presentaciones de campaña.

La declaración, difundida por la Casa Blanca, pone a disposición de los gobiernos y comunidades locales los fondos, equipos y personal del Gobierno Federal necesarios para afrontar las consecuencias del desastre y socorrer a los damnificados por la tormenta, que ha matado en EEUU a 15 personas.

La tormenta ha dejado a millones de personas sin suministro de electricidad desde Maine a Carolina del Norte, ha forzado la suspensión de más de 13.000 vuelos de aerolíneas comerciales en más de una docena de aeropuertos del Este del país, y mantiene suspendidas las actividades de los gobiernos en la región.