Cerca de un cuarto del presupuesto de 148.000 millones de dólares para la reconstrucción de Japón después del tsunami y desastre nuclear de marzo de 2011 ha sido invertido en proyectos no relacionados, incluyendo subsidios para una fábrica de lentes de contacto y la investigación ballenera, reveló una auditoría.

Los hallazgos de una inspección del gobierno respaldan las quejas sobre deficiencias y retrasos en las labores de reconstrucción. Más de la mitad del presupuesto aún no ha sido desembolsado, detenido por la indecisión y la burocracia, mientras que casi todas las 340.000 personas que fueron evacuadas de la zona de desastre desconocen si van a ser reubicadas, cuándo y cómo.

Muchos de los proyectos no relacionados a la reconstrucción cargados al presupuesto de 11,7 billones de yenes (148.000 millones de dólares) fueron incluidos bajo el pretexto de que podrían contribuir con la reavivación económica de Japón, una estrategia que el gobierno ahora reconoce fue un error.

"Es cierto que el gobierno no ha hecho lo suficiente y no ha hecho lo adecuado. Debemos escuchar a aquellos que dicen que la reconstrucción debería ser la máxima prioridad", dijo el primer ministro Yoshihiko Noda en un discurso ante el Parlamento el lunes.

Prometió que los proyectos no relacionados serán "estrictamente extraídos" del presupuesto.

Pero para garantizar que tales fondos lleguen a su destino previsto es necesario un categórico cambio en la ley de gasto para la reconstrucción, que autoriza gastar en propósitos tan ambiguos como la creación de poblaciones que no afecten al medio ambiente y el apoyo a "medidas de fomento al empleo".

___

La periodista de The Associated Press Mari Yamaguchi en Tokio contribuyó a este despacho.