La mayor subasta de obras del fotógrafo norteamericano Man Ray organizada desde 1995 tuvo hoy en Barcelona una escasa repercusión entre los coleccionistas.

Fuentes cercanas a la casa de subastas Soler y Llach, que organizaba el evento, señalaron que apenas se vendió medio centenar de lotes, con precios medios de unos 5.000 euros (6.480 dólares) en su mayoría, del total de 144 piezas que se subastaban.

La escasa respuesta que tuvo esta importante subasta denota, según fuentes consultadas por Efe, la crisis que vive el coleccionismo debido a la situación económica global.

Las piezas subastadas, datadas entre 1920 y 1970, eran en su mayoría copias de época, pertenecientes a la colección de Camillo d'Afflitto, galerista y coleccionista especializado en arte contemporáneo, y procedentes del patrimonio y archivos de Juliet Man Ray, esposa y musa del artista.

Entre las instantáneas que no se vendieron destaca la célebre fotografía "Blanco y Negro" (1926), uno de los iconos de la producción de Man Ray con un valor estimado de 150.000 euros (194.422 dólares).