El equipo de la Oficina Federal de Investigación de EEUU (FBI) que llegó el jueves al Líbano ha abandonado ya el país, tras acabar sus pesquisas sobre el asesinato del jefe de la Inteligencia de la Policía libanesa, general Wisam al Hasan, informó hoy el diario Al Yamuría.

El grupo partió anoche hacia EEUU tras acabar su tarea, aunque todavía tardarán en emitir un informe.

En declaraciones al rotativo, el ministro libanés del Interior, Maruan Charbel, destacó que "llevará tiempo analizar las pruebas obtenidas en la escena del crimen antes de hacer cualquier anuncio".

Charbel rechazó ofrecer detalles sobre el trabajo del FBI, aunque indicó que su misión se ha desarrollado "en las mejores condiciones y conforme a una decisión tomada por el Gobierno".

El pasado día 19, un coche bomba estalló en el barrio de mayoría cristiana de Achrafieh, en el centro de Beirut, donde fallecieron tres personas, una de ellas el general Al Hasan, y otras 126 personas resultaron heridas.

El periódico An Nahar, por su parte, reveló que el director general de la Policía libanesa, general Achraf Rifi, se entrevistó con el jefe de la delegación del FBI el sábado pasado.

El asesinato del general Al Hasan ha causado una crisis política en el Líbano, dividido entre detractores y partidarios del presidente Bachar al Asad.

La coalición opositora antisiria Fuerzas del 14 de Marzo exige la dimisión del Gobierno, al que culpan de encubrir al régimen sirio, que consideran que está detrás del atentado.

Sin embargo, la alianza mayoritaria en el Parlamento, la prosiria Fuerzas del 8 de Marzo, liderada por el grupo chií Hizbulá, rechaza que el Gobierno dimita.