La tercera edición de Expodefensa, que muestra lo último en armamento y equipos de defensa en el mundo, comienza mañana en Bogotá con expectación por los avances de Colombia en la construcción de aviones no tripulados o "drones" y radares militares.

Con este encuentro, que aglutinará más de cien expositores, Colombia aspira a consolidarse como una referencia en América Latina y el Caribe en desarrollo tecnológico e innovación en defensa y seguridad.

La viceministra de Defensa, Yaneth Giha, informó la semana pasada que "Colombia ha decidido empezar a trabajar en la senda del desarrollo tecnológico en forma y en grande como lo hicieron países como Corea e Israel", con sendos programas de aviación no tripulada y radares.

En cuanto a las aeronaves no tripuladas, Giha confirmó que ya hay una construida y en pruebas, al adelantar que es muy posible que Colombia tenga su primer radar en 2015, un proyecto al que se destinarán más de 20.000 millones de pesos (unos 10,9 millones de dólares).

Hasta el próximo viernes, las empresas expondrán las novedades en armamento, sistemas de artillería, comunicación, navegación e información, así como equipos de defensa antiaérea, aeronaves, misiles, cohetes, sensores y otros artículos para la vigilancia.

En el recinto ferial de Corferias de Bogotá se darán cita un total de 67 firmas colombianas y 27 internacionales de EE.UU., Israel, Brasil, Chile y España, entre otros países.

Entre ellas estarán la firma estadounidense Sikorsky, pionera en la fabricación de aviones y helicópteros, así como el grupo español EADS Casa, la brasileña Embraer, y las israelíes Camero e Israel Weapon Industries (IWI), especializadas en radares y armas cortas, respectivamente.

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, inaugurará Expodefensa este miércoles a las 9.00 hora local (14.00 GMT), y le dará la bienvenida a altos representantes de las carteras de Defensa y de las Fuerzas Armadas de una veintena de países.

El Gobierno de este país destinará en 2013 más de 14.426 millones de dólares al sector de defensa y seguridad, lo que supone la séptima parte del presupuesto general de la nación y superará la cifra de 2012, cuando se destinaron unos 12.762 millones de dólares.

La tendencia a aumentar el presupuesto para la defensa se enmarca en un proceso de paz del Gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y en el interés del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de sumarse al diálogo, con el objetivo de ponerle fin a casi medio siglo de conflicto armado interno.