La campaña para las elecciones del 6 de noviembre, cuando los puertorriqueños elegirán a sus nuevas autoridades y a la vez se pronunciarán sobre el estatus de la isla caribeña en una consulta no vinculante, entró en la recta final.

Los candidatos a gobernador han intensificado sus actividades proselitistas, especialmente los dos con mayores posibilidades de éxito, el actual gobernador Luis Fortuño y el opositor Alejandro García Padilla, que según los sondeos están en empate técnico.

Fortuño, del anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP), cerrará su campaña el sábado en un estadio de la capital puertorriqueña, mientras que Alejandro García Padilla, del Partido Popular Democrático (PPD), que defiende mantener el estatus de estado libre asociado a EE.UU., lo hará el domingo en un centro de convenciones de San Juan.

Además son candidatos a gobernador el líder del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, y otros tres de formaciones de nuevo cuño que, según las encuestas, cuentan con una intención de voto que no supera el uno por ciento.

Además de elegir gobernador, representante ante el Congreso de Washington, legisladores y alcaldes, los puertorriqueños serán consultados el 6 de noviembre, día de las elecciones presidenciales en EE.UU., sobre el presente estatus colonial.

En declaraciones a Univisión, García Padilla afirmó hoy que Fortuño ha hecho coincidir las elecciones generales con la consulta sobre el estatus para distraer la atención sobre los problemas reales de la isla.

"Seremos líderes de los hispanos cuando formemos parte de Estados Unidos", afirmó este lunes, por su parte, en un mitin Fortuño, para quien la integración de la isla en Estados Unidos es la única posibilidad de alcanzar la igualdad con el resto de ciudadanos del país norteamericano.

El candidato a la reelección como gobernador responderá hoy en el programa "Cara a cara" de América Teve/Mundo Fox a las preguntas de diez periodistas sobre el estatus y los principales problemas de la isla.

La consulta del 6 de noviembre constará de dos preguntas: en la primera los electores deben decir si quieren mantener o no la relación actual con Estados Unidos y en la segunda elegir entre tres opciones distintas al estatus actual: anexión, independencia o estado libre asociado soberano, todas ellas fuera de la Cláusula Territorial de la Constitución estadounidense.

Puerto Rico ha celebrado varias consultas sobre el estatus, en los años 1967, 1993 y 1998, que depararon en todos los casos el rechazo a la anexión a Estados Unidos.