El enorme banco suizo UBS AG anunció el martes un despido masivo junto con cuantiosas pérdidas en sus resultados del tercer trimestre, y explicó que decidió cesar hasta 10.000 empleados para reducir drásticamente la magnitud de su unidad de inversiones que tiene problemas.

El banco más grande de Suiza dijo que como parte de sus acciones para reducir costos es "probable tener una plantilla de 54.000" para 2015, cifra menor a su actual nómina de 64.000 empleados en 57 naciones.

El banco reportó una pérdida neta de utilidades de 2.170 millones de francos suizos (2.310 millones de dólares), que contrasta con las ganancias por 1.020 millones de francos suizos (1.130 millones de dólares) durante el mismo período de tres meses de 2011.

En lo que describió como "una aceleración significativa" en su transformación, el banco, con oficinas centrales en Zurich, afirmó que fortalecerá su atención en el banco de inversiones y que nombrará a un nuevo ejecutivo al frente de esa unidad.

El director de UBS, Sergio Ermotti, dijo que la unidad de inversiones, que ha sido afectada por una serie de errores costosos en los últimos años, "seguirá siendo un significativo participante mundial en sus negocios principales".

La institución atribuyó algunas de las pérdidas a un cargo, antes de impuestos, de 863 millones de francos suizos (920 millones de dólares) relacionado con un norma contable sobre la manera en que los bancos deben valorar su deuda.

Antes de anunciar los recortes, el precio de las acciones de UBS aumentaron 7,3% el lunes y cerraron en 13,12 francos suizos en la bolsa de valores de Zurich.