Las jefas de las diplomacias europea, Catherine Ashton, y estadounidense, Hillary Clinton, llegaron hoy a Sarajevo en la primera escala de su gira balcánica para dar un impulso a Bosnia en su estancada vía de reformas e integración comunitaria.

Ashton y Clinton se reunirán con la terna presidencial bosnia -jefatura colegiada del país integrada por un musulmán, un serbio y un croata-, con el representante especial de la UE en Bosnia, Valentin Inzco, y el jefe de la delegación comunitaria, Peter Sorensen.

Ambas tienen previsto expresar el apoyo a la perspectiva europea de una Bosnia "indivisible, unida y soberana".

También exigirán a los líderes políticos bosnios centrarse más y con urgencia en las reformas políticas, económicas y otras necesarias para el acercamiento de Bosnia a Europa.

Bruselas insiste en acabar con las constantes discrepancias entre los líderes de las tres comunidades y en una reforma constitucional para agilizar el funcionamiento de las instituciones centrales del país, dividido en dos entes autónomos, el musulmano-croata y el serbio.

Por la tarde, se espera la llegada de Ashton y Clinton a Belgrado, y la visita conjunta seguirá el miércoles en Pristina.

En ambas capitales respaldarán el diálogo para una normalización de las relaciones entre Serbia y Kosovo, en un proceso iniciado en marzo del año pasado bajo el auspicio de la UE, y reactivado con un reciente encuentro del primer ministro serbio, Ivica Dacic, y el de Kosovo, Hashim Thaci, en Bruselas.