Las jefas de las diplomacias europea, Catherine Ashton, y estadounidense, Hillary Clinton, apoyaron hoy en Sarajevo la perspectiva europea de Bosnia, y pidieron a los políticos locales que incidan en las reformas para acercarse a la UE.

Clinton recalcó en una rueda de prensa conjunta tras su reunión con varios representantes bosnios la importancia de que "Estados Unidos y la Unión Europea (UE) muestren una postura común".

"Confiamos en que vuestro país llegará a ser miembro de la Unión Europea (UE) y la OTAN. Eso dará una perspectiva a los jóvenes. No tenemos dudas de que Bosnia se acerca a la UE", manifestó la secretaria de Estado de EEUU.

Indicó que desde su última visita al país balcánico en 2010, Bosnia ha hecho algunos progresos, como celebrar elecciones justas, y dio unos pasos en el cumplimiento de los derechos de las personas desplazadas, lo que calificó como "elementos cruciales" para que ese país pueda ser parte de la UE y la OTAN.

El llamado "Acuerdo de Dayton", que puso fin a la guerra en 1995, estableció a Bosnia-Herzegovina como un Estado compuesto por dos entes con amplia autonomía (el serbio y el musulmano-croata), y también con instituciones de poder comunes de los tres pueblos, pero que no funcionan con eficacia.

Una mejora de su funcionamiento como Estado democrático es una condición importante de Bruselas para el acercamiento de Bosnia a la UE.

Clinton dijo que la responsabilidad por el progreso de Bosnia y su futuro está en sus líderes, y que EEUU debe dar el apoyo para que el país de pasos adelante.

Pidió a los dirigentes bosnios que dejen de lado "los discursos poco productivos", mientras que Ashton destacó que es el "deseo de la gran mayoría de los ciudadanos" que los líderes bosnios se alejen de la rivalidad política.

"Si no, el país se retrasará con respecto al resto de la región", indicó la jefa de la diplomacia europea.

Sarajevo es la primera escala de una gira conjunta de las jefas de las diplomacias europea y estadounidense a los Balcanes, que las llevará esta tarde a Belgrado y mañana a Pristina.

En la capital bosnia, se entrevistaron con los máximos cargos del país y los representantes de la comunidad internacional en Bosnia.

En Belgrado y Pristina, se espera que respalden el diálogo para una normalización de relaciones entre Serbia y Kosovo, en un proceso iniciado en marzo del año pasado bajo el auspicio de la UE.