La tormenta "Sandy" irrumpió como un nuevo protagonista en la campaña presidencial de Estados Unidos a una semana de las elecciones y podría ser el elemento que finalmente incline la balanza, de acuerdo con el director regional para América Latina de la organización IDEA Internacional, Daniel Zovatto.

Zovatto explicó a Efe que con el escenario de una campaña cargada de "incertidumbre y dramatismo", en la que "ni las convenciones, ni los tres debates, ni la publicidad negativa, ni los miles de millones de dólares invertidos" han decidido nada, "Sandy" podría ser el elemento que al final impulse la victoria del presidente Barack Obama o del exgobernador republicano Mitt Romney.

"Sandy es ahora un actor central aunque es muy difícil determinar el impacto que tendrá en el resultado final, pues es un elemento que puede jugar a favor y en contra de ambos candidatos", expresó el analista de IDEA (Instituto por la Democracia y la Asistencia Electoral).

Según Zovatto, los daños causados por el ciclón pueden obstaculizar el sistema de voto anticipado, que "históricamente ha favorecido a los demócratas", y además, las poblaciones más afectadas serán las de menos recursos, que en este momento respaldan mayoritariamente a Obama.

Sin embargo, el presidente tiene a su favor su posición al mando de la emergencia, lo que le da la posibilidad de mostrarse como un líder fuerte y cercano ante los votantes.

"'Sandy' puede ser una oportunidad de oro para Obama para generar empatía con el pueblo y demostrar un buen ejercicio de liderazgo. Romney tiene un margen de maniobra mucho más limitado", según Zovatto.

El mayor riesgo para Obama es que la emergencia eleve el abstencionismo entre sus filas, pero si actúa de manera adecuada puede "rentabilizar sus aciertos" el próximo martes, añadió.

Hasta el momento, subrayó Zovatto, "las encuestas muestran a una sociedad norteamericana muy dividida y polarizada. En el voto de la población blanca, Romney lleva una clara y abultada ventaja sobre Obama, sobre todo de los hombres, ya que el 79 % de los probables votantes de Romney se identifican como cristiano blanco, mientras que sólo 4 de cada 10 de este mismo grupo apoya a Obama".

Por su parte, el presidente aventaja a Romney en el voto joven, en el de las mujeres, y de manera contundente en el de los negros y los latinos (73 % a 22 %).

A criterio del analista, "Sandy" es el elemento sorpresa del cierre de la campaña, que aun así "a escasos días de las elecciones presidenciales del 6 de noviembre, lo único cierto es que el resultado final sigue siendo incierto".