La NFL tuvo que extender un plazo para realizar canjes, las carreras hípicas se suspendieron en Boston y Nueva York. Y los organizadores del maratón de esta última ciudad debieron salir al paso para aseverar que la carrera sí se realizará.

También el mundo del deporte permaneció expectante el lunes, ante la llegada del huracán Sandy que, al combinarse con otros fenómenos meteorológicos provocaría una Supertormenta en la costa oriental de Estados Unidos.

La NFL debió posponer dos días, al jueves, el plazo para realizar canjes, ante las posibles complicaciones que podría generar la tempestad.

Los 32 equipos del fútbol americano profesional fueron notificados el lunes de que las oficinas de la liga permanecerían cerradas el martes, por los problemas meteorológicos. El plazo vence ahora a las 2000 GMT del jueves.

Es la segunda vez que se modifica el plazo este año. Después de las negociaciones con el sindicato de jugadores, la fecha se movió dos semanas.

En tanto, los organizadores del Maratón de Nueva York previeron que el huracán Sandy tendrá poco impacto sobre la carrera del domingo.

"Tenemos una suerte extraordinaria por el hecho de que el maratón no se realice hoy", dijo la presidenta de la organización New York Road Runners, Mary Wittenberg, en una conferencia telefónica realizada el lunes, cuando el viento y la lluvia comenzaban a azotar la ciudad.

En vez de ello, "tenemos el tiempo de nuestro lado", lo suficiente para preparar el terreno y para que los atletas viajen a la ciudad después de que pase la Supertormenta".

Y si las inundaciones u otros daños afectan el trayecto o la logística, los organizadores han dispuesto planes de contingencia.

La ruta por los cinco barrios de Nueva York evita la mayoría de las zonas consideradas en alto riesgo de inundación. La mayor preocupación se concentraba en repartir los números a los participantes y en preparar la línea de largada en Staten Island.

La víspera, los hipódromos de Suffolk en Boston y Yokers Raceway en Nueva York cancelaron las carreras del lunes y martes.

Yonkers se ubica justo al norte de Nueva York, donde el sistema de transporte permanecía cerrado el lunes, lo mismo que las escuelas, luego que las autoridades ordenaron a cientos de miles de personas la evacuación de sus hogares.

En el basquetbol, los Wizards de Washington adelantaron su viaje del lunes, de las 2:30 p.m. a las 8:00 a.m, un día antes de jugar su primer partido de la campaña regular, en Cleveland.

Parte del personal de las Grandes Ligas se perdió el cuarto y último encuentro de la Serie Mundial en Detroit. Se adelantó el regreso a Nueva York antes de que la tormenta afectara el transporte.

Las Grandes Ligas informaron el domingo, antes de que concluyera el juego, que unos 25 empleados cuyo trabajo estaba completo, habían vuelto antes.