Los separatistas musulmanes chinos de la región noroccidental de Xinjiang combaten contra las fuerzas gubernamentales en Siria junto a los islamistas de al-Qaida y otros grupos extremistas, dijo el lunes un diario oficial chino.

Los elementos más extremistas de los Yugures, una minoría racial túrquica, se han trasladado a Siria desde mayo para sumarse a la insurgencia gracias a los viajes organizados por grupos contrarios al gobierno de Beijing en Xinjiang, dijo el lunes The Global Times.

Según declaraciones de las autoridades chinas contra el terrorismo, los grupos financian sus actividades mediante el tráfico de armas y drogas, secuestros y atracos, además de impartir entrenamiento a los "separatistas, delincuentes y terroristas", que huyeron de Xinjiang.

"Tras recibir órdenes de al-Qaida, los terroristas de China fueron a Siria para reunirse con los yihadistas ya afincados antes de formar grupos en los frentes" de combate, dijo un funcionario no identificado citado en la información.

Aunque los yihadistas extranjeros se han sumado al conflicto que comenzó hace 19 meses en Siria, y que ha causado más de 35.000 muertos, la presencia de combatientes procedentes de China no había sido difundida.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que tomó nota de las informaciones y solicitó una mayor cooperación internacional ante las organizaciones que intentan terminar con el gobierno chino en Xinjiang.

Dichos grupos "no solamente dañan la seguridad estatal en China, sino que amenazan la paz y estabilidad de otros países", dijo el vocero Hong Lei en una conferencia de prensa.

La información del The Global Times dijo que dos grupos en especial trasladan combatientes a Siria: el Movimiento Islámico de Turkestán Oriental y la Asociación Educativa y Solidaria de Turkestán Oriental, con sede en Turquía.