El partido gobernante Likud aprobó el lunes unirse con un rival ultranacionalista para formar un bloque que seguramente ganará las elecciones parlamentarias de enero.

La unión entre el Partido Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu con Yisrael Beitenu, encabezado por ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman, fue aprobada por la tarde por una gran mayoría en un encuentro de activistas del Likud.

La medida, anunciada la semana pasada, ha sido criticada por algunos miembros del Likud, pero Netanyahu fue recibido con nutridos aplausos al dirigirse a los reunidos.

Los sondeos de opinión han demostrado que la combinación entre el Likud e Yisrael Beitenu, junto con los partidos religiosos que tradicionalmente se inclinan por el Likud, tendría mayoría en el parlamento de 120 escaños.

Esta asociación ha desatado conjeturas de que los partidos centristas podrían formar un bloque.