La juez estadounidense encargada del caso contra el exvigilante voluntario George Zimmerman, acusado de la muerte del adolescente afroamericano Trayvon Martin, negó hoy una petición de los fiscales de imponer una "orden mordaza" al abogado defensor.

La Fiscalía Estatal solicitó a la magistrada Debra S. Nelson que emitiera una resolución arguyendo que el abogado de Zimmerman, Mark O'Mara, ha utilizado un sitio en internet y conferencias de prensas para influir en los potenciales jurados.

Nelson dijo que no había detectado "comentarios perjudiciales" para el caso en su decisión divulgada hoy por escrito después de que el asunto se analizó varias horas el pasado viernes en una vista judicial celebrada en un tribunal del condado de Seminole, en el centro del estado de Florida.

En esa audiencia, el fiscal Bernie de la Rionda dijo que pensaban que era necesario que el tribunal debía emitir algún tipo de orden para lidiar "con este problema".

Si la jueza hubiera emitido una "orden mordaza", las partes involucradas no podían hablar con los medios de comunicación sobre el caso.

Zimmerman, de 29 años, afronta un cargo de asesinato en segundo grado por la muerte de Martin ocurrida el pasado el 26 de febrero, en Sanford.

La muerte de Martin, quien estaba desarmado, sucedió cuando regresaba a la casa de la pareja de su padre, tras comprar unos caramelos y un té frío, y caminaba con la capucha de su suéter puesta, lo que hizo que Zimmerman sospechara de él.

El exvigilante argumentó que se vio obligado a disparar al adolescente en defensa propia porque éste le atacó.

O'Mara alegó que decidió crear un sitio en internet y usar las plataformas de las redes sociales para informar de manera apropiada sobre el caso y evitar que se difundiera información de otras entidades que afirmaban provenía del acusado.

"Estamos confiados en que cada cosa que hemos publicado y todo lo que hemos dicho públicamente es apropiado y está dentro de nuestro derecho", dijo en la página Web.

Zimmerman será juzgado el 10 de junio de 2013, en un tribunal de Sanford y los abogados calculan que el proceso durará unas tres semanas.

El juicio se celebrará el próximo año a solicitud de O'Mara, quien ha alegado que necesita tiempo para recabar y analizar la información relacionada con el caso.