El Tesoro italiano colocó hoy el máximo previsto de 8.000 millones de euros en bonos a seis meses con un tipo de interés del 1,347 %, lo que supone una reducción del tipo de interés del 0,16 % respecto a la anterior subasta.

Además el Tesoro recibió una demanda por 12.147 millones de euros, lo que supone un ratio de cobertura de 1,52 veces la oferta, que supera el 1,39 de la pasada emisión.

Tras la subasta, la prima de riesgo, que mide el diferencial entre los bonos decenales nacionales y los del mismo rango alemanes, aumentó, siguió la tendencia de la apertura de sesión y se colocó en 348 puntos, ocho más que con los que abrió.

Mientras, la Bolsa de Milán aumentó sus pérdidas y tras la emisión perdía un 1,25 %.

Los analistas temían la reacción de los mercados tras la "amenaza" del expresidente del Gobierno y líder del Pueblo de la Libertad, Silvio Berlusconi, de quitar la confianza al Ejecutivo de Mario Monti, lo que habría supuesto su caída y elecciones anticipadas.

Aunque la Bolsa de Milán parece acusar la situación política, así como la incertidumbre en las elecciones en Sicilia, la subasta de deuda se ha considerado muy positiva y un ejemplo de que los mercados confían en el país, aunque se tratase de bonos a corto plazo.

La verdadera prueba llegará mañana, cuando el Tesoro espera financiarse con entre 5.000 millones y 7.000 millones de euros en bonos a 5 y 10 años.

La semana pasada, Italia consiguió colocar 4.000 millones de euros en bonos a 2, 10 y 15 años a un menor interés con respecto a las últimas ofertas de deuda de este tipo, lo que suponía un ligero respiro para el Tesoro italiano, que en la anterior subasta había tenido que pagar más por adjudicar sus títulos.