El Fisco de Argentina excluyó hoy del registro de comercializadores de granos a la multinacional estadounidense Bunge por supuestas irregularidades impositivas.

La medida, publicada hoy en el Boletín Oficial, le impide a Bunge gozar de ciertos beneficios fiscales que otorga el estar dentro del Registro de Operadores de Granos.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que ya había suspendido a Bunge del registro, reclama a la multinacional deudas impositivas por 1.800 millones de pesos (unos 378 millones de dólares).

En declaraciones a la prensa local, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, dijo que Bunge "adeuda unos 1.800 millones de pesos producto de evasión en operaciones de triangulación con una zona franca de Montevideo" de granos que se cosechaban en Argentina pero que se exportaban desde Uruguay.

El funcionario dijo que si Bunge "regulariza su situación, podrá iniciar su trámite para el ingreso nuevamente al registro".

Bunge, una de las mayores exportadoras de grano de Argentina, había sido suspendida del registro a inicios de este mes, en lo que se considera un paso previó a la exclusión.

El Registro de Operadores de Granos, que el Fisco argentino utiliza para controlar las operaciones de comercialización de cereales y oleaginosas, otorga ciertos beneficios fiscales a las firmas inscritas.

Efe intentó contactar con Bunge pero hasta el momento no ha podido hablar con nadie.