Justo cuando el fútbol inglés parecía recuperarse de una telenovela de un año en torno del racismo, la Liga Premier se vio envuelta en una nueva controversia.

Y de nuevo, la acusación se relaciona con presuntas expresiones racistas, un problema que parecía erradicado del fútbol inglés desde la década de 1990 pero que ahora ha resurgido.

La nueva acusación no parece tener precedente en la liga. El Chelsea, líder de la tabla, señala que un árbitro utilizó "lenguaje inapropiado" para referirse a dos jugadores durante el cotejo de la Liga Premier disputado el domingo contra el Manchester United.

El mediocampista del Chelsea, John Obi Mikel, habría sido uno de los insultados por Mark Clattenburg.

El árbitro ha recibido el apoyo de su sindicato Prospect, que emitió un comuni9cado en el cual destacó la amplia lucha de la organización contra el racismo.

"Prospect está comprometido con ayudar a la erradicación del racismo en el fútbol y en la sociedad en general", dijo el secretario nacional de la organización Alan Leighton. "En el contexto de ese compromiso, Prospect ofrece su pleno apoyo a Mark Clattenburg, en relación con las acusaciones que se han hecho en su contra".

La Asociación del Fútbol inglés (FA) informó en un comunicado que ha abierto "una investigación relacionada con las acusaciones hechas luego del partido del domingo".

___

Rob Harris está en Twitter como http://twitter.com/RobHarris