El rey Juan Carlos I de España examinó con empresarios españoles, portugueses y de una quincena de países latinoamericanos las perspectivas para consolidar una alianza económica estratégica que favorezca los proyectos de inversión conjunta.

Cerca de cuarenta representantes de distintas patronales de la región acudieron hoy al madrileño Palacio de la Zarzuela invitados por el rey de España con ocasión de la XXIII Reunión de Organizaciones Empresariales Iberoamericanas.

Encabezaba la delegación el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, quien estaba acompañado del presidente de la Confederación Española de pequeñas y medianas empresas (Cepyme), Jesús Terciado, y dirigentes empresariales de Portugal, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

Rosell abogó por aumentar la cooperación económica entre Europa e Iberoamérica a través de la creación de empresas de riesgo compartido y defendió la importancia de un marco normativo estable en los países de la región para favorecer las inversiones.

Los participantes en este foro debatieron también sobre la necesidad de promocionar una empresa sostenible en América Latina y fomentar las inversiones de pymes en Iberoamérica.