La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, alertó hoy, en el marco de la Asamblea de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), del aumento de las mujeres en las actividades del narcotráfico en el continente.

Según Chinchilla, el crimen organizado que afecta a América Latina y el Caribe golpea con particular fuerza a las mujeres, que son víctimas de la trata de personas y en creciente cantidad están siendo utilizadas por las redes de narcotraficantes como "mulas", es decir, para traficar pequeñas cantidades de estupefacientes.

"La participación de las mujeres es aun más alarmante porque no están en las altas esferas de las organizaciones delictivas, sino en los niveles bajos. Estamos viendo la feminización del narcomenudeo", aseguró la mandataria.

Chinchilla destacó que en Costa Rica, al igual que en la región, entre el 70 % y 80 % de las mujeres en prisión están por delitos relacionados con el narcotráfico, y que en la mayoría de los casos se trata de mujeres con poca educación y jefas de familia, que ven en esta actividad una vía para mantener sus hogares, pero que son el eslabón más vulnerable de la cadena de tráfico de drogas.

Para la presidenta costarricense, este tipo de temas deben ser de atención prioritaria en órganos como la CIM, que pertenece a la Organización de Estados Americanos (OEA) que celebra hoy en San José su XXVI asamblea en la que abordarán, además, asuntos como la violencia de género y la participación económica y política de las mujeres en América.