Un total de 82 personas permanecen detenidas por los disturbios y saqueos del viernes pasado en la capital panameña y Colón, en medio de las protestas que exigían la derogación de una ley que permitía vender las tierras de la Zona Libre de Colón, informó hoy una fuente judicial.

El Ministerio Público dijo en un comunicado que hasta hoy la Fiscalía Auxiliar registra que 74 personas pasaron por esa dependencia, de los cuales 31 están detenidas, 34 recibieron medidas cautelares y 9 fueron liberadas en la capital.

Solo se reportó un herido durante la jornada de violencia del pasado viernes.

En tanto, en la ciudad caribeña de Colón, 80 kilómetros al norte de la capital y entrada por el Atlántico al Canal de Panamá, se mantiene detenidos a 45 adultos y 6 menores, ante las instancias respectivas, otros 6 recibieron medidas cautelares y sobre 10 pesan órdenes de detención, mientras 35 fueron liberados.

Además, se han realizado 32 allanamientos, acota.

"De igual forma la Fiscalía Auxiliar tramita dos sumarios iniciales de oficio por supuesto abuso policial ocurrido los días 19 y 23 de octubre en la provincia de Colón", agrega con relación a las protestas que se habían iniciado en la ciudad caribeña para exigir la derogación de la nueva ley de la Zona Libre, la principal del Hemisferio, y que dejaron tres muertos y numerosos heridos.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, derogó la ley el pasado domingo y reconoció que había sido "un error" su aprobación sin el debido consenso.

En Colón se han registrado 92 denuncias penales oficialmente, de las cuales tres son por homicidio y el resto por diversos delitos.

A este informe se le añade dos por faltas administrativas y 16 denuncias interpuestas por empresas.

Respecto a los hurtos durante el saqueo de algunos negocios, refiere que se recuperaron 241 artículos y se devolvieron 118.

El informe señala que 70 locales fueron objeto de vandalismo; 51 personas resultaron heridas durante los disturbios, 18 heridos por perdigones y 33 heridos por arma de fuego; aparte, 20 policías fueron heridos, 11 de ellos con arma de fuego y 9 con objetos contundentes.

Las protestas dejaron también millonarias pérdidas económicas al país y afectaciones a su imagen internacional, coincidieron el Gobierno, la oposición y los grupos cívicos organizados.