La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, y la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, inician hoy en los Balcanes una gira para respaldar el futuro europeo de la región.

La visita conjunta comenzará en Sarajevo, donde esta noche se espera la llegada de ambas diplomáticas, según han informado medios bosnios y serbios.

En Sarajevo hay previstas mañana reuniones con la terna presidencial -jefatura colegiada integrada por un musulmán, un serbio y un croata- y con los representantes de la comunidad internacional en Bosnia.

Se espera que Ashton y Clinton expresen el apoyo a la perspectiva europea del país, y pidan a los líderes políticos bosnios una mayor concentración de los esfuerzos en las reformas necesarias en la vía hacia el ingreso comunitario.

Bruselas insiste en que para el acercamiento de Bosnia a Europa es indispensable acabar con las constantes discrepancias entre los líderes de las tres comunidades, y dar pasos en una reforma constitucional que agilice el funcionamiento de las instituciones centrales.

Belgrado será la próxima escala en la gira balcánica de las jefas de las diplomacias europea y estadounidense, que seguirá el miércoles en Pristina, y en ambas capitales se espera que las visitantes respalden el proceso de diálogo para una normalización de las relaciones entre Serbia y Kosovo.

En Belgrado, se reunirán con el presidente serbio, Tomislav Nikolic, y con el primer ministro, Ivica Dacic, y en Pristina con la presidenta de Kosovo, Atifete Jahjaga, y el primer ministro, Hashim Thaci.

La visita se produce después de que el pasado día 19, en Bruselas, Dacic y Thaci acordaran reactivar el diálogo para mejorar la vida de la población.

Para Serbia, los progresos evidentes y sostenibles en la normalización con Kosovo son una condición crucial para que la Unión Europea (UE) pueda abrir las negociaciones de ingreso de este país.

Las nuevas autoridades de Serbia preparan una plataforma para el diálogo con Kosovo, pero han dejado claro que no reconocerán la independencia autoproclamada por la mayoría albanokosovar en 2008, y que ha recibido el apoyo de EEUU y la mayoría de los miembros de la UE.