Un tribunal federal argentino inició hoy el juicio contra la exministra de Economía Felisa Miceli por no haber podido justificar una importante suma de dinero hallada hace cinco años en el baño de su despacho, informaron fuentes judiciales.

La extitular de Economía, que dimitió a raíz del escándalo, está acusada de los delitos de encubrimiento agravado, ya que se sospecha que el dinero (más de 50.000 dólares) procedía de un delito, y destrucción de documentos, en especial, el acta original de la Policía Federal en la que se informaba del hallazgo del dinero.

Si es declarada culpable, Miceli, que hoy se negó a declarar ante el tribunal, puede ser condenada a una pena máxima de diez años.

"Soy inocente. Escuché contradicciones, espero que todo se aclare", dijo la exministra a los medios a su llegada al tribunal porteño, por el que está previsto que pasen unos 60 testigos durante un juicio que se puede prolongar hasta diciembre.

En una inspección de rutina, una Brigada antiexplosivos halló en junio de 2007 en el baño del despacho de Miceli en el Ministerio de Economía un fajo de 100.000 pesos (21.000 dólares) y 31.670 dólares.

Miceli, economista muy cercana al ya fallecido Néstor Kirchner, asumió la cartera de Economía en 2005 cuando éste era presidente tras presidir el Banco Central y avalada por una vasta experiencia en la gestión pública y privada.

La extitular de Economía presentó su dimisión un mes después del estallido del escándalo y en la actualidad es directora del Centro de estudios Económicos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y asesora de varias empresas privadas.