El seleccionador de Chile, Claudio Borghi, recibió hoy apoyo pleno a su trabajo en las eliminatorias sudamericanas del Mundial pero con la obligación de llevar a la Roja a Brasil e impedir nuevos casos de indisciplina, anunció hoy el presidente de la federación, Sergio Jaude.

He apoyado y seguiré apoyando a Borghi, pero tenemos que estar en la Copa del Mundo. Es una obligación para el cuerpo técnico clasificarnos al Mundial", afirmó Jaude, presidente de la Asociación Nacional del Fútbol Profesional (ANFP).

Jaude hizo un resumen de los asuntos que trató con el entrenador argentino tras la derrota en casa por 1-2 ante la selección de Argentina, el 16 de octubre, y admitió que durante la charla también fueron comentados los recientes casos de indisciplina.

Chile es sexta en las eliminatorias sudamericanas, que lidera Argentina, y si acabaran hoy estaría por fuera de Brasil 2014.

"Es difícil que muchos de nosotros decida otorgar o no permisos, porque no estamos con los jugadores en el día a día. Esa sensibilidad la tiene el cuerpo técnico. Le dejamos claro que no toleraremos más indisciplinas, porque nos cansamos de que sucedan este tipo de cosas en este proceso", apostilló.

El caso más sonado de indisciplina en la Roja ocurrió en noviembre pasado, cuando cinco jugadores llegaron tarde a la concentración y con síntomas de haber consumido alcohol.

Los castigados fueron Arturo Vidal, Gonzalo Jara, Carlos Carmona, Jean Beausejour y Jorge Valdivia, que habían asistido al bautizo de una hija del último.

Otro hecho ocurrió el pasado 6 de junio. Gary Medel, del Sevilla español, y Eduardo Vargas del Nápoles italiano, fueron sorprendidos de madrugada cuando salían de una discoteca de Santiago horas antes del partido contra Venezuela. Fueron separados de la concentración.

Jadue recordó que Claudio Borghi tiene contrato hasta el 2014.

Admitió que el trabajo de Borghi será nuevamente evaluado durante el partido amistoso contra la selección de Serbia, el 14 de noviembre, en la ciudad suiza de Saint Gallen.