Por primera vez en su historia, la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba pudo escucharse en Nueva York en el concierto que dio el sábado por la noche en el barrio del Bronx y que fue recibido con una calurosa acogida del público.

El concierto formó parte de la primera gira que la sinfónica realiza en Estados Unidos y que este domingo la llevará a actuar en la ciudad de Union, Nueva Jersey, donde se encuentra una de las comunidades cubanas más grandes del país.

"Es muy importante tocar en el Bronx sobre todo por la historia que tiene para nosotros, porque aquí vivió José Martí y aquí vivió Fidel (Castro). Tocar en el Bronx es como tocar en Cuba", comentó a The Associated Press tras el concierto el director de la orquesta, Enrique Pérez Mesa, quien se alegró de la respuesta del público "que ha superado las expectativas".

Pérez Mesa estuvo al frente de una sinfónica que ofreció un repertorio en el que combinó música contemporánea y clásica con reconocidas piezas cubanas y que contó con la actuación como pianista solista de Ignacio "Nachito" Herrera. Como director invitado actuó Guido López-Gavilán.

Durante más de dos horas, y tras inaugurar el concierto tocando los himnos de Estados Unidos y Cuba, se oyeron piezas como la "Obertura Cubana" del compositor de Nueva York George Gershwin, la Sinfonía Número 5 de Ludwig van Beethoven, "La Comparsa" del cubano Ernesto Lecuona y "Danzón" del también cubano Alejandro García Caturla.

Durante su actuación, la Sinfónica hizo levantar más de una vez de sus asientos a las aproximadamente 1.500 personas que no quisieron perderse el concierto, celebrado en las instalaciones de la Universidad Lehman.

"Hemos tenido un recibimiento híper caluroso que ha pasado nuestras expectativas", dijo a la AP "Nachito" Herrera tras la actuación, en la que el público no cesó de pedir bises.

Herrera, quien reside en Estados Unidos desde hace 11 años, se mostró emocionado por el hecho de poder actuar con la Sinfónica y por esta primera gira que realiza en Estados Unidos. "Es un sueño hecho realidad", dijo el pianista que fue quien tuvo la idea de traer la Sinfónica de Cuba a Estados Unidos.

Agregó que "era un gran sueño tener a estos grandes músicos tocando en los mismos escenarios en los que otras gran orquestas han tocado".

El pianista, que debutó con la Sinfónica cuando tenía sólo 12 años, tocando el concierto para piano Número 2 de Sergei Rachmaninoff, deseó que no "sea la última vez" que la orquesta cubana esté de gira en Estados Unidos.

Herrera, que tocó con el famoso grupo musical "¡Cubanísimo!" y "The Afro Cuban All Stars", vive en Minnesota desde el año 2001 donde es profesor universitario de piano y colabora con la fundación Dakotta Jazz.

El pianista recordó que el tour se empezó a poner en marcha en septiembre del año pasado con el apoyo de varias entidades culturales involucradas aunque no fue fácil, ya que había que gestionar los visados y la logística para una sinfónica formada por más de 70 personas.

Tras visitar Nueva York y Nueva Jersey la gira, que empezó en Kansas City el 16 de octubre, seguirá por los estados de Alabama y Carolina del Sur para luego llegar a Florida, donde tiene previsto hacer cinco conciertos, el último de ellos el 10 de noviembre.