La bolsa española se ha convertido en la más cara del mundo pese a la fuerte caída sufrida en los dos últimos años, cercana al 30 %, debido a que el descenso de los precios de las acciones no compensa la caída de los beneficios.

Según datos del mercado, la bolsa española cuenta con el nivel más alto de PER (Price Earning Ratio), que mide la relación entre el beneficio por acción y la cotización de la compañía, es decir, el número de veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción.

De este modo, este indicador muestra en realidad los años en que se tarda en recuperar la inversión vía beneficios, por lo que un PER alto indica una menor posibilidad de obtener rendimientos a corto plazo.

En el caso de la bolsa española, el PER alto revela, según los analistas consultados por EFE que, si bien los precios han caído con intensidad en los últimos años, un 10 % en este ejercicio, también las previsiones de beneficios son menores, por lo que un inversor tardará teóricamente más tiempo en recuperar su dinero.

Según datos del mercado, el PER del principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, supera en la actualidad el 23 %, el más elevado entre las mayores bolsas de todo el mundo, superior incluso al 22 % del Nikkei de Japón o el 21 % del Eurosotxx 50, que agrupa a las cincuenta mayores empresas de la zona del euro.

Entre los índices bursátiles en teoría más atractivos para el inversor destacan dos asiáticos, el Hang Seng de Hong Kong, con un 10 %, y el de Shangai, con el 11 %.

En el ámbito europeo, los índices de Londres, París o Fráncfort muestran un PER del 12 %, 11 % y 13 %, respectivamente, en tanto que en Estados Unidos el índice tecnológico Nasdaq tiene un PER del 17 %, el S&P 500 del 14 %, y del Dow Jones de Industriales, del 12 %.

Según explica el consejero delegado de la firma OnetoOne, dedicada al asesoramiento en inversiones, Enrique Quemada, el problema en España es que cuando los beneficios caen, tal y como ha sucedido con fuerza en los últimos años en promotoras, constructoras y bancos, este ratio sube.

Por esa razón, continúa, los precios parecen caros, pero no porque se hayan revalorizado las acciones, sino porque los beneficios han caído.

Los expertos consultados por EFE indican que en situaciones en las que el PER está alto sólo es recomendable invertir si las perspectivas de crecimiento de los beneficios son sólidas.

No obstante, el analista de ATLCapital Ignacio Cantos advierte de que en la composición del IBEX pesan demasiado valores como los bancos, que han sufrido fuertes deterioros en sus beneficios debido a las elevadas provisiones a las que han tenido que hacer frente, o Repsol, que ha acusado la expropiación en Argentina de su filial YPF.

Los últimos datos del Banco de España relativos al PER de la bolsa española indican que las empresas del sector del petróleo y la energía se mostraban al cierre del pasado mes de agosto como las más atractivas del parqué español, con PER muy bajos en torno al 8 %, en tanto que el de las entidades financieras y las constructoras rozaba el 22 %.

Una vez concluido el saneamiento de la banca mejorarán las expectativas de beneficios, "que es lo que se cotiza en bolsa, expectativas", de la banca española, en tanto que la petrolera podrá pasar página en breve del conflicto con Argentina.

Las previsiones recogidas por la agencia financiera Bloomberg indican que en los próximos meses todos los mercados europeos sin excepción ajustarán sus valoraciones y reducirán el PER.

En concreto, el IBEX 35 debería cerrar este año con un PER del 15 % , que al cierre de 2013 se situaría en el 9 %, un nivel similar al que registró al cierre de 2011.