El Parlamento panameño derogó hoy en tercer y último debate una ley que permitía la privatización de los terrenos de la Zona Libre de Colón, cuyo rechazo originó una ola de protestas que dejó tres muertos y pérdidas económicas millonarias.

En una sesión que comenzó a primera hora de este domingo, los diputados oficialistas y de la oposición aprobaron en el tercer y último debate estipulados, con 59 votos a favor, ninguno en contra y sin abstenciones, derogar la ley que había sido sancionada por el presidente Ricardo Martinelli el pasado día 19.

La derogación de la Ley 72 de 2012, que subrogó el decreto Ley 18 del 17 de junio de 1948 con el que se creó la Zona Libre de Colón, restablece la vigencia de ese decreto ley y de otras disposiciones legales, según fuentes del Parlamento.

Para que la Ley 18 del 17 de junio de 1948 vuelva a cobrar vigencia se necesita ahora que el presidente Martinelli firme la derogación de la Ley 72 y que sea publicada en la Gaceta Oficial.

El presidente del Parlamento, Sergio Gálvez, dijo hoy a los periodistas que si bien aún considera que la ley derogada es buena, "ya se enmendó el error", en referencia a los violentos disturbios que por una decena de días provocó esa ley, criticada por numerosos sectores políticos, sindicales y civiles por "inconsulta".

Gálvez, del oficialista partido Cambio Democrático (CD), admitió que no hubo suficientes consultas al proyecto de la Zona Libre, por lo que anunció que en futuras iniciativas legales darán espacio suficiente para lograr consensos.

"Estoy convencido que la ley es buena, pero aquí estuvo metida la política", insistió no obstante Gálvez.

El presidente de la Asamblea Nacional dijo que en la mañana de hoy llevará el proyecto aprobado al presidente Ricardo Martinelli para que lo sancione.

Martinelli tenía previsto regresar anoche al país luego de una gira oficial, de una semana, que lo llevó a Japón y a Vietnam.

El pleno del Parlamento aprobó hoy la creación de una comisión de investigación que se encargará de indagar las circunstancias de la muerte de las tres víctimas de las manifestaciones contra la Ley 72 en Colón, establecer una indemnización a sus familiares y atender las denuncias de abuso policial durante las protestas.

La comisión estará integrada por tres miembros de la Comisión de Derechos Humanos y tendrá un periodo de 60 días para rendir un informe ante el pleno de la Asamblea Nacional.

Tras la ola de protestas en diversos sectores del país, especialmente en Colón y esta capital, que dejaron tres muertos, varios heridos, centenares de detenidos y pérdidas económicas millonarias, Martinelli, desde Asia, autorizó al Parlamento a derogar la Ley 72.

La decisión de derogar la Ley en todos sus efectos se dio luego de que el gobernante ofreciese el miércoles pasado anular solo el artículo de la ley que permitía la venta de esos terrenos estatales, lo que fue rechazado por los gremios comerciales y sindicales que han promovido las protestas.

Mientras, las ciudades de Panamá y Colón han recobrado paulatinamente la normalidad en las calles tras las violentas protestas del viernes, que derivaron en saqueos de comercios, vandalismo y otros daños a la propiedad pública y privada.

La Zona Libre de Colón, considerada la más importante del mundo después de Hong Kong, alberga más de 3.000 empresas, genera 30.000 empleos directos y aportes al fisco de 100 millones de dólares anuales, según su Asociación de Usuarios.

Las principales importaciones que llegan a esa zona comercial libre de impuestos proceden de China, Malasia, Estados Unidos, Hong Kong, Taiwán y Japón, con destino final, en su mayoría, a países de América y el Caribe.

La Zona Libre, cuyos terrenos son del Estado panameño, que se los alquila a las empresas que operan en ellos, exporta ropa, productos electrónicos, farmacéuticos, calzados, perfumería y cosméticos, bebidas y cigarrillos, entre otros muchos.