Benedicto XVI oficia hoy en la basílica de San Pedro del Vaticano la misa de clausura del Sínodo de Obispos para la Nueva Evangelización, en la que han participado 262 obispos de todo el mundo que concelebran la eucaristía con el Pontífice.

En total, junto a sacerdotes y otros participantes en el Sínodo, que comenzó el pasado día 7, concelebran la misma con el Obispo de Roma 332 clérigos, de ellos 49 cardenales, 8 patriarcas de Iglesias orientales en comunión con Roma y 71 arzobispos.

Entre los concelebrantes se encuentran los tres presidentes del Sínodo, los cardenales Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara (México); el chino John Tong Hon, obispo de Hong Kong, y Laurent Monsengwo Pasinya, arzobispo de Kinshasa.

También figuran el relator del Sínodo, el cardenal arzobispo de Washington, Donald William Wuerl; el secretario general del Sínodo, el arzobispo Nikola Eterovic, y el secretario especial, Pierre Marie Carre.

Benedicto XVI, de 85 años, llegó al templo en la peana móvil que utiliza desde hace tiempo para desplazarse por la larga basílica de San Pedro para evitar esfuerzos físicos.

Miles de personas abarrotan el templo vaticano, escenario de la misma ya que el mal tiempo reinante en Roma ha impedido que se celebrara en la plaza de San Pedro del Vaticano.