El ex primer ministro Silvio Berlusconi respondió a su condena por fraude impositivo con un ataque frontal al gobierno de Mario Monti, y advirtió que su partido podría retirarle su apoyo debido a lo que consideró reformas fiscales contraproducentes de Monti.

Berlusconi, de 76 años, también fustigó la "dictadura de los magistrados" responsable por su condena y, aunque confirmó que no se postulará a primer ministro en las elecciones de la primavera, anunció un nuevo movimiento todavía no definido para reformar el sistema judicial italiano.

Berlusconi pronunció un discurso enérgico de 50 minutos en una de sus residencias en la zona de Milán y durante otros 40 minutos respondió preguntas, un día después que un tribunal milanés lo condenó a cuatro años de prisión y lo proscribió de todo cargo público durante cinco años, en un caso que involucró la compra de derechos televisivos de películas estadounidenses para su imperio mediático.

La sentencia no es definitiva hasta agotar todos los recursos de apelación, y sus abogados prometieron que apelarán. El permanece en libertad y se considera improbable que pase un solo día en la cárcel debido a su edad y al estatuto de prescripciones.

Pero de todos modos salió al ataque el sábado diciendo que había decidido poner fin a un silencio autoimpuesto desde que renunció el año pasado.

Berlusconi anunció lo que pareció una plataforma política para deshacer muchas de las reformas de Monti. Y advirtió que su partido, Pueblo de Libertad, se reunirá en los próximos días para decidir si retira su apoyo al gobierno de Monti y fuerza elecciones anticipadas.

Dijo que lo haría para poner fin a la "espiral recesiva" que, a su juicio, provocaron las reformas del jefe de gobierno.

Asimismo denunció un famoso gesto de complicidad en su apreciación sobre él que compartieron la canciller federal alemana Angela Merkel y el entonces presidente francés Nicolas Sarkozy, que calificó como "un intento de asesinato de mi credibilidad internacional".

Berlusconi había vacilado sobre su futuro político en el año desde que se vio obligado a renunciar en medio de escándalos sexuales y su incapacidad de asegurar a los mercados financieros que podía imponer las reformas económicas necesarias para evitar una crisis de la deuda.

Monti asumió un gobierno técnico, que ha promovido una serie de aumentos impositivos, reformas estructurales y medidas de austeridad que, aunque se han hecho sentir en la mayoría de la población, han reducido significativamente las tasas crediticias. El sábado hubo manifestaciones de protesta en varias ciudades italianas contra las medidas de Monti.

______

Nicole Winfield está en Twitter como: www.twitter.com/nwinfield