Un avión sirio destruyó un edificio de tres pisos, supuestos rebeldes detonaron un mortífero coche-bomba y ambos bandos tuvieron enfrentamientos armados en varios puntos de Siria el sábado, dijeron activistas, lo que prácticamente dejó sin efecto por segundo día una tregua mediada por las Naciones Unidas.

El fracaso del cese de fuego con ocasión de una festividad musulmana de cuatro días representa el revés más reciente de los esfuerzos por resolver mediante vías diplomáticas la guerra civil siria. Es improbable una intervención militar extranjera, lo que intensifica la perspectiva de una guerra total de desgaste entre el presidente Bashar Assad y quienes tratan de derrocarlo.

La tregua de cuatro días propuesta durante la festividad de Eid al-Adha era una probabilidad endeble desde el comienzo, puesto que el mediador internacional Lajdar Brahimi no había logrado compromisos sólidos de todos los combatientes. La lucha amainó en las primeras horas de la tregua el viernes, pero hacia el final del día los activistas dijeron que 151 personas habían muerto, una cifra diaria de bajas promedio en Siria.

El sábado, el primer ataque aéreo del régimen desde el comienzo de la tregua redujo a escombros un edificio de tres pisos en el suburbio capitalino de Arbeen y mató a por lo menos ocho hombres, dijo el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

En la remota ciudad oriental de Deir el-Zour, un grupo detonó un coche-bomba cerca de un complejo militar y después disparó contra quienes corrían al lugar de la explosión, matando a ocho personas y causando extensos daños materiales, informó el Observatorio. La prensa siria dijo que no hubo víctimas. El ataque parecía característico de Jabhat al-Nusra, un grupo islámico radical rebelde que rechazó el cese de fuego.

La fuerza aérea siria también bombardeó el sábado posiciones rebeldes durante un intenso combate por el control de la carretera principal que une Alepo, la mayor ciudad siria, con la capital Damasco, dijeron activistas. Este mes los rebeldes capturaron Maaret al-Numan, una ciudad junto a la carretera, y atacaron una base militar cercana, desbaratando los suministros del régimen a Alepo. La fuerza aérea siria respondió con ataques aéreos a pueblos del área.

Al caer la noche del sábado, por lo menos 76 personas habían muerto en Siria, incluyendo 20 soldados, dijeron activistas. El Observatorio reportó cañoneos y ataques a tiros en varios lugares, mientras la prensa estatal dijo que los rebeldes atacaron varios puestos militares.

El analista militar Joe Holliday indicó que ninguno de los bandos tenía incentivo para detener el combate, lo cual sugiere que los rebeldes han interrumpido las rutas de suministros del régimen a las provincias norteñas de Alepo e Idlib.

"El régimen no puede aceptar la actual situación militar sin un combate y los rebeldes no tienen razón alguna porque consideran que cuentan con el ímpetu necesario", señaló Holliday, investigador del Instituto para el Estudio de Guerra en Washington.

El portavoz de Brahimi se abstuvo de dar declaraciones el sábado al ser aparente que su iniciativa había fracasado. No está claro cuál será la próxima medida que tome Brahimi, en vista de que la comunidad está dividida con respecto al conflicto de Siria que comenzó hace 19 meses.

Rusia y China, aliados de Assad, han protegido al régimen ante sanciones más drásticas del Consejo de Seguridad de la ONU, al tiempo que los rebeldes se han mantenido alejados de una posible intervención militar.

______

El periodista de Associated Press Bassem Mroue en Beirut contribuyó a este informe.