Dos personas murieron hoy y 21 resultaron heridas durante una nueva intervención policial en un mercado en Lima, donde este jueves se registraron enfrentamientos entre la policía, delincuentes y comerciantes que dejaron otras dos personas muertas, informó el director del Hospital 2 de Mayo, José Roca.

"Uno murió por herida por arma de fuego y el otro al parecer por un arma punzo penetrante", declaró Roca a Canal N de televisión.

El médico señaló que aún no se tiene la identidad de los muertos, quienes al parecer tenían entre 20 y 30 años, mientras que tres personas estaban siendo operadas por supuestas heridas de bala.

El director de la Policía, Raúl Salazar, dijo hoy a los periodistas que 5.000 agentes participan en esta operación en el mercado La Parada con la que se pretende "colocar los bloques de cemento armado" para bloquear la entrada de camiones y en la que no ingresarán al establecimiento.

Un grupo de policías mantiene cercado el perímetro de la zona, lo que permitió que ingresen a los exteriores del mercado tanquetas y agentes a pie para repeler a cientos de personas que permanecían apostadas en el lugar.

Hasta el momento se producen hechos de violencia, donde la Policía ha lanzado gases lacrimógenos y los manifestantes han tirado piedras y han quemado objetos en la calle.

El fiscal de la Nación, José Peláez, confirmó la detención de decenas de personas por diversos motivos, sobre todo por impedir el accionar policial; mencionó que esta medida no era un desalojo y que a diferencia del día anterior donde no se ofrecieron garantías, hoy sí se hicieron las coordinaciones correspondientes para restablecer el orden y la paz en la zona.

"Hay una treintena de detenidos por diferentes hechos: lesiones, intento de homicidio, contra la tranquilidad publica, resistencia a la autoridad, hurto y robo agravado", declaró Peláez en Canal N de televisión.

La operación se desarrolla en medio de una gran tensión, por los sucesos de violencia que ocurrieron el jueves, donde dos personas con antecedentes penales murieron, un centenar de gente quedó herida y en el que los policías fueron brutalmente atacados por la turba.

A partir de hoy los alrededores del mercado fueron declarados zona rígida, según una resolución de la Municipalidad de Lima, y hasta allí llegaron ambulancias y camiones de bomberos, sumados a un helicóptero que sobrevolaba el centro de abastos.

Durante la mañana La Parada atendió con normalidad, al igual que el pasado viernes, un día después de los violentos sucesos.

La violencia se desató el jueves cuando la Municipalidad de Lima intentó evitar la entrada de camiones a las instalaciones de La Parada, en el distrito de La Victoria, con la instalación de bloques de concreto, porque ya designó como único mercado mayorista de la ciudad al que está situado en el distrito de Santa Anita.

Ante al medida, los comerciantes atacaron con palos, piedras y botellas a los policías, quienes respondieron con disparos al aire y gases lacrimógenos, originándose una escalada de violencia que incluyó el saqueo de algunos comercios del emporio textil de Gamarra, aledaño a La Parada.