Diego Maradona está molesto "de que se hable de su herencia como si se hubiera muerto", dijo el exportero de fútbol Sergio Goycochea en relación al embarazo de la novia de 'Pelusa', Verónica Ojeda, y la presunta negativa del exfutbolista a reconocer a su nuevo hijo.

En los últimos días la prensa argentina indicó que la primera esposa de Maradona, Claudia Villafañe, y sus hijas Dalma y Giannina, exigieron al astro que no otorgue su apellido al niño, como hizo con Diego Sinagra, fruto de una relación efímera del exfutbolista con Cristiana Sinagra en Nápoles, cuando jugaba en el equipo de esa ciudad.

"Diego está tocado. A pesar de que tiene mil batallas y ha salido de mil cosas, le molestó mucho esta situación y, sobre todo, que hablen del tema de la herencia, que lo traten como si estuviera muerto", comentó Goycochea, subcampeón mundial con Maradona en Italia'90, en su programa de radio 9, de Buenos Aires.

"También le molestó que se señale a las hijas y a Claudia diciendo que lo único que las mueve es el tema económico, cosa que no es así", agregó.

"Realmente esta situación lo afectó mucho. Hay quienes dicen que a Diego estos temas le resbalan y no es así: hay involucrada mucha gente y muchos afectos", comentó el exguardameta tras hablar telefónicamente con Maradona, quien se encuentra en Dubai cumpliendo con su papel de embajador deportivo de los Emiratos Árabes.

"Se trata de una situación muy delicada como la de un niño que está por venir", indicó.

"A mí no me pidieron opinión pública sobre toda esta situación del embarazo. Yo digo que a los amigos no se los juzga y se los acepta con sus virtudes, con sus defectos y con lo que sea", dijo Goycochea.

La primera información sobre este asunto difundida en Argentina hace ocho días indicaba que una vez enterado del embarazo de más de cuatro meses de su novia, Maradona mantuvo con ella una fuerte discusión, se fue de su casa y viajó a Dubai.

Casi de inmediato el abogado de Ojeda, Alberto Domínguez, desmintió "categóricamente" la ruptura del vínculo tras ocho años y medio de relación.

"No hay ningún tipo de problema en la pareja. El único problema es la presión que puede ejercer el antiguo entorno familiar" de Maradona, aseguró el letrado, en obvia alusión a la exesposa del astro y a sus hijas.

Un matutino indicó que Villafañe y las hijas de ambos "comenzaron a presionar" a Maradona, que la semana próxima cumplirá 52 años, para que no otorgue su apellido al nuevo hijo.