Las fuerzas de seguridad de Guatemala frustraron un supuesto atentado que "por motivos pasionales" había planificado un narcotraficante local en contra del embajador de Italia en este país, informó hoy una fuente judicial.

Mynor Melgar, secretario de la Fiscalía guatemalteca, dijo a los periodistas que el supuesto atentado habría sido planificado por el presunto narcotraficante Carlos Rubio, en contra del diplomático italiano Mainardo Benardelli de Leittenburg.

"Se tuvo información de que se planeaba un atentado contra un embajador de un país europeo. El diplomático fue advertido, y salió del país por algún tiempo", declaró Melgar al diario local Prensa Libre que reproduce la versión este sábado en su edición digital, sin precisar las fechas en que ocurrieron los hechos.

Rubio, un supuesto narcotraficante guatemalteco vinculado al mexicano cartel de Sinaloa y, también según la Fiscalía, jefe de una célula de sicarios, habría planificado el supuesto atentado en contra del embajador italiano por "móviles pasionales".

Melgar precisó que las investigaciones de la Fiscalía y de la Dirección de Inteligencia Civil iniciadas desde hacia varios meses para esclarecer una serie de asesinatos los llevaron a Rubio y a desbaratar el atentado en contra del diplomático.

Según las investigaciones, Rubio habría ordenado al menos una docena de asesinatos de hombres con los que su exesposa, no identificada, mantenía relaciones sentimentales, y por esa misma razón se cree que había planificado el ataque en contra de Benardelli de Leittenburg.

El jueves pasado, cuatro hombres, supuestamente miembros del grupo de sicarios dirigidos por Rubio, fueron capturados por las fuerzas de seguridad en diferentes puntos del país.

Según la Fiscalía, Rubio logró evadir ese mismo día al grupo de agentes que pretendía capturarlo en su residencia, ubicada en la ciudad de Chimaltenango, en el oeste del país, y desde entonces se encuentra prófugo de la Justicia.