El presidente Barack Obama anunció en junio un cambio de política que permite evitar la deportación a determinados jóvenes traídos ilegalmente a Estados Unidos. Pero la respuesta de los líderes del llamado movimiento DREAMers ha sido tibia.

Uno de ellos es Viridiana Martínez, que ha estado a la vanguardia en el debate sobre la reforma inmigratoria, organizando protestas y acumulando arrestos por desobediencia civil. Sostiene que el cambio de política es una farsa.

Otros han decidido presentar su solicitud al programa pese a tener algunas dudas, estimulados por la oportunidad de conseguir una licencia de conducir y hacerse acreedores a la matrícula estatal en algunos estados y obtener permiso de trabajo.

El gobierno empezó a aceptar solicitudes el 15 de agosto. El Instituto de Política Migratoria calcula que 1.700.000 podrían llenar los requisitos. Para el 10 de octubre, unas 180.000 personas habían presentado solicitud y 4.600 habían sido aprobadas.

______

Kate Brumback está en Twitter como: http://twitter.com/katebrumback