Más de trece millones de chilenos están convocados este domingo a las urnas para renovar sus autoridades municipales en unos comicios que ofrecen varias incógnitas, de cara al futuro político de este país.

Los potenciales votantes en la jornada suman 13.404.084, de los que 6.882.644 son mujeres y 6.521.440 son hombres, que deben elegir 345 alcaldes de entre un total de 1.159 candidatos y 2.224 concejales de entre 9.898 postulantes a dichos cargos.

Pese a la mayoría femenina del padrón electoral, del total de 11.057 candidatos, sólo un 25 % (2.764) son mujeres.

Los comicios, cuya seguridad estará a cargo de unos 12.000 efectivos militares y policiales, se desarrollarán en 1.669 locales de votación, en los que ya están instaladas 40.818 mesas receptoras de sufragios en todo Chile.

Una de las incógnitas más comentadas en los análisis y debates es el comportamiento de más de cinco millones de nuevos electores, incorporados al padrón tras una reforma que estableció la inscripción automática en los registros electorales y el voto voluntario.

A ello se suma una baja valoración de las instituciones, partidos políticos y de la actividad política en general, que según la mayoría de las encuestas se mantienen por debajo de un 20 % de aprobación.

También, a juicio de los expertos, ha alimentado la indiferencia electoral una campaña amorfa, sin contenido ni planteamientos políticos "de verdad", según el académico y analista Augusto Varas, lo que a su juicio a convertido a los candidatos en "encapuchados políticos".

De hecho, a ojos del público, la campaña ha consistido en una profusión de carteles callejeros con rostros sonrientes en fotografías que evidencian un uso abuso del "fotoshop", que no muestran la pertenencia política del candidato y cuyos mensajes consisten en frases como "Pedro contigo", "Amo a Santiago" o "Con Susana todos ganamos".

Los últimos sondeos adelantan una baja concurrencia a las urnas, en torno al 60 %, en un país que bajo el anterior sistema, de inscripción voluntaria y voto obligatorio, promediaba de un 90 % de participación en las elecciones y de más del 80 % en el caso de las municipales, que históricamente han sido las de mayor abstención.

Desde el mismo presidente Sebastián Piñera hacia abajo, las autoridades, líderes políticos y miles de candidatos a alcaldes y concejales han reiterado en los últimos días los llamamientos a votar, mientras sólo una organización de estudiantes secundarios ha convocado a "funar" (boicotear) los comicios.

En este contexto, a contrapelo de la tradición, se ha difuminado en los análisis el carácter premonitorio que las elecciones municipales han tenido respecto de los próximos comicios presidenciales y parlamentarios, a celebrarse en un año más.

Ello agita las aguas en las diversas coaliciones respecto del lanzamiento oficial de sus procesos de primarias y en el Gobierno desata controversias sobre el plazo de permanencia en sus cargos de los ministros y otros altos cargos, que aspiran a suceder a Sebastián Piñera en La Moneda o a un escaño parlamentario en la próxima legislatura.

En la víspera, el presidente Sebastián Piñera manifestó su confianza en una "amplia participación ciudadana" en una jornada que consideró "histórica", en la que los chilenos, a su juicio, entregarán "una muestra de la fortaleza y valor de nuestra democracia".

En la actualidad, la oficialista Alianza por Chile gobierna 145 municipios, cuatro menos que los 149 que controla la opositora Concertación por la Democracia, pero que incluye las principales ciudades y municipios más emblemáticos, como Santiago Centro, Valparaíso, Viña del Mar, Concepción, Iquique y Temuco, que aspiran a mantener.

La Concertación, aunque lleva candidatos únicos a las alcaldías, va dividida en dos listas de concejales, lo que a juicio de los expertos merma sus posibilidades.

Un total de 44 municipios tienen actualmente alcaldes independientes, uno es gobernado por un alcalde humanista y dos por el pequeño Partido Regionalista Independiente (PRI).

Desde la anterior elección, celebrada en 2008, once alcaldes han sido destituidos y otros dos están actualmente suspendidos por diversos delitos de corrupción.