El nuevo cardenal colombiano, monseñor Rubén Salazar, hizo hoy un llamado a las FARC para que decreten una tregua unilateral, con lo que estarían demostrando su voluntad de paz en el proceso que adelanta con el Gobierno del país andino.

"Con ese gesto darían (las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC) una clara indicación de que buscan sinceramente la paz y que por tanto están dispuestas a cesar en su accionar violento", señaló el purpurado a periodistas.

El pasado 18 de octubre, las FARC y el Gobierno colombiano instalaron la mesa de diálogo en Oslo.

Las partes entrarán de lleno en las negociaciones a partir del 15 de noviembre en la capital de Cuba, país garante del diálogo de paz junto a Noruega, en tanto que Venezuela y Chile sirven de acompañantes.

De momento, la Iglesia católica no ha sido llamada por las partes para estar en los diálogos de paz, aunque a través de sus jerarcas siempre ha expresado que si su presencia es requerida está dispuesta a prestar la ayuda necesaria.

Monseñor Salazar es el octavo cardenal que tiene Colombia y su designación se conoció el pasado 24 de octubre, cuando el papa Benedicto XVI anunció que el próximo 24 de noviembre el Vaticano celebrará un consistorio de cardenales para nombrar a seis nuevos purpurados.

Salazar Gómez nació en Bogotá en 1942. Fue ordenado sacerdote en 1967 y en 1992 fue nombrado obispo de Cúcuta, en 1999 arzobispo de Barranquilla y en 2010 arzobispo de Bogotá y es el actual presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia.