El huracán "Sandy" se ha debilitado hasta convertirse en tormenta tropical, aunque se espera que sus efectos se mantengan hasta la próxima semana dada la gran extensión del fenómeno meteorológico, informó hoy el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU.

Tras causar 38 muertos y obligar a decenas de miles de personas a dejar sus hogares en una amplia zona del Caribe, "Sandy" viaja, con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora, en dirección noroeste, según el último boletín del CNH, difundido a las 09.00 GMT.

"El centro de 'Sandy' continuará alejándose del noroeste de Bahamas esta mañana y se moverá en paralelo a la costa sureste de Estados Unidos durante el fin de semana", se indica en la página web del CNH.

Pese a su debilitamiento, la tormenta ha aumentado la velocidad de desplazamiento, que es de unos 17 kilómetros por hora, y su gran extensión hace que sus efectos alcancen unos 725 kilómetros desde el centro.

"Sandy", que llegó a alcanzar la categoría 2 en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de 5, dejó a su paso 11 muertos en Cuba, 26 en Haití y uno en Jamaica y amenaza ahora el noreste de EEUU, lo que ha llevado a los estados de Nueva York y Virginia a declarar el estado de emergencia.