En medio de una crisis de resultados, el holandés Johan Cruyff dijo el sábado que las Chivas podrían modificar una política que ha sido el sello en toda su existencia y abrirían las puertas a jugadores naturalizados para mejorar el rendimiento del equipo.

Chivas, que desde su fundación es el único equipo del torneo local en jugar exclusivamente con mexicanos, fue eliminado a media semana de la Liga de Campeones de la CONCACAF y en la liga marcha 12do entre los 18 equipos de la primera división cuando restan sólo tres fechas en el calendario regular.

Sólo los ocho mejores pasan a la fase por el título.

"Si hablamos de (jugadores) mexicanos, me da lo mismo si nació aquí, en Estados Unidos o en Holanda... un mexicano es un mexicano, entonces puede jugar aquí", dijo Cruyff en su primera rueda de prensa desde que llegó a Guadalajara el pasado martes para supervisar los avances del proyecto que encabeza desde febrero pasado.

Chivas, el equipo más laureado del país con 11 títulos, se ausentó de la liguilla pasada al vivir uno de los peores torneos de su historia cuando terminó 15to. Entonces Cruyff recomendó relevar al entrenador Ignacio Ambriz por su compatriota John Van't Ship, trajo como refuerzos al volante Luis Pérez y al delantero Rafael Márquez Lugo, además de ordenar cambiar la superficie del pasto del estadio Omnilife, de sintético a natural, pero los resultados no han acompañado al equipo.

"Aún estamos jugando la liga, aún hay tiempo para clasificarnos... hay posibilidades", dijo Cruyff, quien se negó a especular sobre posibles refuerzos futuros. "Lo que nosotros queremos es poner una base que en uno o dos años siempre estemos calificados para playoffs, no podemos quedarnos fuera, este es un trabajo de base y es lo que hemos hecho hasta ahora".

Aunque el Guadalajara sigue siendo el equipo más ganador en México, la realidad es que no ha sido campeón desde el Apertura 2006 y su afición comienza a desesperar. Sin embargo, el asesor holandés dijo que los resultados hasta ahora van conforme a lo planeado, indicó que tienen proyecciones de expectativas futuras aunque se negó a entrar en detalles.

"Barcelona no se ha construido en un día, cuando llegué a Barcelona tuve dos o tres años para crear un fútbol base, porque es cuestión de trabajo, tenía futbolistas, cantera, pero no estaban preparados para jugar lo que queríamos y todo mundo se tenía que adaptar; el resultado de varios años esta ahí arriba", agregó Cruyff, quien dirigió a los blaugranas entre 1988 y hasta 1996.

Chivas jugará una de sus últimas cartas rumbo a la liguilla el domingo cuando enfrente al Atlas en el clásico tapatío.