Si la vivienda de sus vecinos está en embargo hipotecario, la de usted también recibe un golpe de reducción de valor y se estima que la pérdida total en Estados Unidos desde el inicio de la crisis hipotecaria alcanza los dos billones de dólares.

Según un estudio del Centro para Préstamos Responsables, una entidad de defensa del consumidor financiero con sede en Washington, la pérdida indica que las propiedades que están cerca de otras en embargo hipotecario pierden valor.

"Estás perdidas no incluyen el impacto total de la crisis de embargos hipotecarios que se acerca a 7 billones de dólares", dijo a la AP Debbie Bocian, investigadora principal del CRL y coautora del estudio.

Según Bocian, el estudio es un análisis detallado de los 10,9 millones de casas que fueron embargadas entre 2007 y 2011. "Se analizaron los embargos en todo el país y se determinó el efecto sobre la pérdida de valor de las viviendas que están a una distancia de 600 pies (200 metros) de las propiedades en embargo", dice Bocian.

La sola proximidad a otra vivienda en embargo hipotecario implica una pérdida de valor porque los embargos hacen disminuir los precios de las casas.

Según los investigadores, para el cálculo se usó otro estudio anterior de economistas de la entidad financiera Fannie Mae y la Universidad de Connecticut que indica que una propiedad que esté a una distancia de 600 pies de un embargo hipotecario sufre una pérdida de valor de 0,74%.

Esto indica que cuando una propiedad está rodeada de varios embargos, el impacto negativo se multiplica.

Otra conclusión del estudio es que esta pérdida de valor de las viviendas de los grupos minoritarios, como hispanos o afroamericanos, es por lo menos la mitad del total, equivalente a casi 1 billón de dólares.

"Esto se debe a que las comunidades afroamericanas e hispanas recibieron más hipotecas de alto riesgo que terminaron en embargo hipotecario en proporciones más elevadas", afirma Bocian.

Según el estudio, la reducción de valor promedio o por cada familia es de 21.000 dólares, lo que equivale al 7% del valor de la propiedad. Y en el caso de las minorías la pérdida promedio es de 37.000 dólares o el 13% del valor de la propiedad.