Un agricultor tibetano de 24 años se convirtió en el cuarto hombre en un condado del oeste de China en inmolarse esta semana en protesta contra el gobierno, indicó un grupo de derechos con sede en Estados Unidos.

La Campaña Internacional a favor del Tíbet informó que Lhamo Tseten se prendió fuego el jueves frente a una base militar y una oficina del gobierno en Amuquhu, poblado del condado Xiahe.

El viernes, la agencia estatal de noticias Xinhua reportó la autoinmolación de un tibetano del mismo nombre, pero los detalles del incidente cambiaron ligeramente. Xinhua indicó que Lhamo Tseten es un aldeano de 23 años que se prendió fuego cerca de un hospital.

En la última semana, un pastor, un agricultor y un hombre de casi 30 años habían hecho lo mismo en diferentes lugares de Xiahe, en la provincia Gansu. Los cuatro murieron.

El condado de Xiahe es hogar del monasterio Labrang, uno de los más importantes fuera del Tíbet y fue escenario de varias protestas realizadas por monjes después de los fatales hechos de violencia étnica en el Tíbet, en 2008, que representaron el levantamiento tibetano más prolongado contra el gobierno chino en décadas.

La policía en la región ofrece una recompensa de 7.700 dólares a quien de información sobre inmolaciones planeadas, en un intento por contener la ola de protestas.

Decenas de personas de la etnia tibetana se han prendido fuego en regiones de fuerte presencia de ese grupo, desde marzo de 2011, a manera de protesta contra el gobierno de Beijing, que según los activistas, reprime las manifestaciones de la región que exigen mayor autonomía y respeto a su cultura. Muchos han pedido el regreso del Dalai Lama, su líder espiritual en el exilio.