El personal de un aeropuerto escocés se llevó una sorpresa cuando encontró una serpiente mexicana que viajaba de polizonte debajo de un asiento de avión.

La Sociedad Escocesa para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales informó que los trabajadores del aeropuerto de Glasgow permanecieron "notablemente calmados" el martes, cuando descubrieron a la serpiente de 45 centímetros (18 pulgadas) de largo bajo los asientos de la cabina de pasajeros de un vuelo proveniente de Cancún, México.

La organización informó que la serpiente fue llevada a su refugio de animales en Glasgow y fue llamada Furtiva.

Los defensores agregaron que Furtiva, miembro de la familia de las Dryadophis, no es venenosa, aunque sí "enérgica". La serpiente tal vez se coló al avión antes de despegar o se enganchó en el equipaje de mano de algún pasajero.

La sociedad agregó que Furtiva permanecerá bajo su cuidado hasta que se localice un refugio especializado en ofidios.