El huracán "Sandy" abandona hoy las Bahamas algo debilitado rumbo al norte, dejando tras de sí al menos 28 muertos en Haití, Cuba y Jamaica, y amenaza con tocar tierra de nuevo el martes en algún punto de la costa este de EE.UU.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU. detalló hoy en su boletín de las 15.00 GMT que "Sandy", que ha descendido a categoría uno sobre un máximo de cinco en la escala Saffir-Simpson, estaba a 40 kilómetros a nor-noreste de Gran Abaco (Bahamas) y 740 kilómetros al sur-sureste de Charleston (Carolina del Sur).

Sus vientos máximos sostenidos son de 130 km/h y avanza despacio hacia el norte, a 9 km/h, lo que ha permitido a las autoridades de las Bahamas levantar las alertas activadas en gran parte del territorio, salvo el norte.

También se mantiene en alerta la costa este de Florida, aunque ahora la atención se centra más en el resto de la costa sureste de Estados Unidos. Así, permanece una aviso de tormenta tropical en las costas de Carolina del Norte y del Sur.

Se espera que "Sandy" siga avanzando hacia el norte durante todo el viernes, y que el sábado gire ligeramente hacia el oeste y aumente su velocidad de desplazamiento. El CNH calcula que el domingo el giro al oeste y la aceleración serán más pronunciados.

Si se cumplen sus previsiones, "Sandy" superará del todo las Bahamas esta noche y avanzará por el Atlántico aún más debilitado.

En cualquier caso, el CNH no prevé que "Sandy" vaya a perder su categoría de huracán durante el fin de semana, si no que seguirá así hasta el martes por la mañana, cuando podría tocar tierra en algún lugar de los estados de Virginia, Maryland, Delaware y Nueva Jersey.

Mientras, seguirá dejando hoy intensas lluvias en el norte de las Bahamas, Haití y la costa este de Florida. Lo mismo ocurrirá en las Carolinas el sábado.

"Sandy" abandona así las islas del Caribe, donde su destructivo paso ha causado la muerte de al menos 28 personas, la mayoría en Haití, donde se han contabilizado 16 muertos y 5.665 personas en refugios.

Ocho de los fallecimientos se produjeron en el departamento Oeste (que incluye Puerto Príncipe), siete en el Sur y uno en Grand Anse.

Entre las víctimas del departamento Oeste están una mujer y sus cuatro hijos, quienes murieron al venirse abajo su casa por un deslizamiento de terreno.

Aunque hubo una tímida aparición del sol a primera hora de hoy en puntos de Puerto Príncipe, las lluvias continúan, con inundaciones, crecidas de ríos y daños en diferentes regiones del país, que permanece en situación de alerta máxima.

El primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, ha anunciado el desembolso de cinco millones de dólares para hacer frente a las urgencias.

En Cuba al menos once personas, entre ellas un bebé de cuatro meses, han muerto por el paso de "Sandy", que provocó además cuantiosos estragos y daños materiales en el este del país, especialmente en las provincias de Santiago y Holguín.

En Jamaica ha muerto al menos una persona, y las autoridades han comenzado a distribuir comida y agua para miles de hogares que siguen sin luz ni agua corriente, especialmente al este de la isla, la zona más afectada.

Este huracán ha dejado en Jamaica carreteras y viviendas dañadas, ha provocado corrimientos de tierras, ha tumbado árboles y ha destrozados plantaciones de plátanos y cocos. El Gobierno mantenía hoy una reunión para evaluar daños y establecer prioridades.

La primera ministra, Portia Simpson Miller, quien interrumpió una visita de cinco días a Canadá para atender la llegada de "Sandy", dijo que algunos países han ofrecido ayuda a Jamaica, que aún hoy registraba intensas lluvias.

Según datos gubernamentales, el 40 % de las carreteras de la sección este de Jamaica están dañadas, lo que ha dejado a algunas poblaciones incomunicadas, y las escuelas de cinco de los catorce distritos de la isla siguen cerradas por falta de electricidad y agua, al tiempo que algunas de ellas siguen sirviendo de refugio.

La población afectada se afanaba hoy el arreglar los desperfectos. "Mi casa se ha dañado, pero no me puedo preocupar por ello; tengo que arreglarlo cuanto antes", dijo a Efe Jeffrey Brown, un granjero del distrito de Portland.

En Puerto Rico hay al menos cien refugiados en el pueblo de Yauco, al sur de la isla, por el desbordamiento de un río. El Servicio Nacional de Meteorología en San Juan emitió una vigilancia de inundaciones repentinas que estará vigente hasta las 15.00 hora local (19.00 GMT).