Los expresidentes brasileños Fernando Henrique Cardoso y Luiz Inácio Lula da Silva fueron hoy los protagonistas en los últimos programas de propaganda electoral en la radio de los candidatos a la alcaldía de Sao Paulo para las elecciones del próximo domingo.

El exministro de Educación Fernando Haddad, el favorito según las encuestas y escogido a dedo por Lula como candidato del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), utilizó en su último programa un mensaje de apoyo de su padrino político y otro de la actual presidenta, Dilma Rousseff.

José Serra, uno de los principales líderes de la oposición y que fue derrotado por Lula y por Rousseff en las elecciones presidenciales de 2002 y 2010, emitió en su último programa radial un mensaje de su correligionario Cardoso, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), de quien fue ministro de Planificación y de Salud.

"La mayoría de los paulistanos descubrió algo que yo ya sabía: Haddad es el mejor candidato", afirmó Lula (2003-2010) en el programa de radio de su ahijado político.

"Con Haddad en la alcaldía, Sao Paulo cambiará realmente. Él será un soplo de renovación en la política brasileña", dijo por su parte Rousseff, que también fue escogida a dedo por Lula como candidata a sucederle en la Presidencia.

Al referirse a Serra, Cardoso (1995-2002) se definió como "un testigo de su espíritu joven y de su creatividad" en el programa con el que terminó la campaña que es transmitida obligatoriamente en la radio.

Serra y Haddad, los dos candidatos más votados en la primera vuelta de las elecciones municipales, volverán a medirse el domingo debido a que ninguno obtuvo más de la mitad de los sufragios.

Pese a que Serra fue el que más votos obtuvo en la primera vuelta, celebrada el 7 de octubre, las encuestas señalan a Haddad como amplio favorito para imponerse el domingo, lo que supondrá una importante victoria política para Lula y para el oficialista PT.

Los dos sondeos más importantes realizados a comienzos de esta semana le atribuyen al candidato apoyado por Lula una intención de voto del 49 por ciento, en tanto que Serra aparece con 36 por ciento en una encuesta y con 34 por ciento en la otra.

Además de ser la mayor ciudad de Brasil, Sao Paulo es la que más concentra la atención entre las 50 ciudades que tendrán segunda vuelta el domingo debido al fuerte antagonismo entre PT y PSDB, los partidos que se han turnado en la presidencia brasileña desde 1995.