El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, recibió hoy una serie de propuestas para reformar el sistema de seguridad pública, incluida la depuración de la Policía, a la que con frecuencia se vincula a la criminalidad extrema que vive el país.

Las propuestas elaboradas por la Comisión de Reforma de la Seguridad Pública de Honduras fueron entregadas a Lobo por su presidente, Víctor Meza.

Lobo dijo en su discurso en el acto que dicha comisión tiene su "respaldo 300 por ciento para empujar estas reformas" y advirtió que "nada va a detener" la depuración de la Policía y el sistema judicial.

Los documentos contemplan un proyecto de ley orientado a crear la nueva Ley Orgánica de la Policía Nacional, la Ley de la Carrera Policial y la Ley del funcionario del Ministerio Público (Fiscalía).

Los miembros de la comisión también presentaron dos propuestas para reformar la Constitución de la República, con el propósito de crear nuevos órganos de control interno a nivel de los operadores de justicia, aunque no precisaron qué artículos deben ser reformados.

"Nada nos va detener en concretar que tengamos un sistema de justicia que sea efectivo, en el marco del respeto a los derechos humanos", subrayó el gobernante.

Agregó que las propuestas son "herramientas fundamentales" para la depuración de la seguridad pública en Honduras, país considerado uno de los más violentos del mundo, con una tasa de homicidio de 86,5 por cada 100.000 habitantes, según cifras oficiales.

"La presentación de estos proyectos envían un mensaje positivo" a la comunidad internacional de que el Gobierno está trabajando en la depuración del sistema judicial, subrayó el gobernante.

La Comisión, creada por Lobo en marzo pasado, está integrada por el secretario de Seguridad de la Organización de Estados Americanos (OEA), Adam Blackwell, el excarabinero de Chile Aquiles Blu y los hondureños Matías Funes, Omar Casco y Víctor Meza.

Uno de los objetivos de los proyectos es "tener una Policía nueva, depurada, creíble ante los ojos de la ciudadanía y de carácter comunitario", dijo Meza.

Agregó que la depuración "no se hace de un día para otro, pero toda larga caminata comienza con un paso, y tener ya el instrumento legal para regular y contar con una nueva estructura policial, es un buen avance".

Los miembros de la comisión, instalada por Lobo en junio pasado, tienen la responsabilidad de depurar la Policía Nacional, que en los últimos años ha sido salpicada por denuncias sobre la participación de agentes y oficiales en secuestros, extorsión, narcotráfico, robo de vehículos, crímenes y otros delitos.

Como parte de las acciones para depurar la Policía Nacional, unos 99 oficiales, entre ellos comisionados y comandantes, han quedado sin mando y pasaron a situación de disponibilidad y dentro de un año recibirán su cesantía y separación definitiva, informó el jueves el director de la institución, Juan Carlos Bonilla.