Las restricciones cambiarias decretadas por el Gobierno argentino han alcanzado al ámbito empresarial y han provocado una controversia entre una empresa local de generación eléctrica que pretende pagar en pesos una deuda contraída en dólares y un fabricante danés de equipos.

La filial chilena de la fabricante danesa de equipos de generación eólica Vestas solicitó un arbitraje ante la Cámara de Comercio Internacional por la decisión de la generadora argentina Genneia de pagar en moneda local una deuda en dólares.

Fuentes de Genneia consultadas hoy por Efe confirmaron la existencia de la controversia, que se inició cuando la generadora argentina comunicó a Vestas su intención de saldar en moneda local una deuda por 19,8 millones de dólares.

Esa deuda corresponde a un pago remanente de un contrato por 102 millones de dólares firmado en 2010 para lo provisión por parte de Vestas de equipos de generación para la construcción de un parque eólico en la sureña ciudad argentina de Rawson.

Debido a las restricciones cambiarias existentes en Argentina, Genneia alegó que, al haberse suscrito el contrato bajo legislación local, pagaría el saldo con pesos argentinos en la fecha estipulada de vencimiento.

Pero Vestas argumentó que el contrato fue pactado en dólares, por lo cual resolvió acudir a un arbitraje en la Cámara de Comercio Internacional, con sede en París.

"El dinero en pesos está disponible para el pago. Mediante abogados, hemos buscado llegar a un acuerdo, pero hasta ahora no se alcanzó una salida para un asunto de difícil resolución", señalaron las fuentes consultadas por Efe.

Esta semana, la norteña provincia argentina de Formosa convocó a una asamblea de acreedores para buscar un acuerdo que le permita pagar en pesos bonos públicos emitidos en dólares, mientras que la vecina Chaco resolvió a inicios de este mes saldar en moneda local servicios de deuda pactados en dólares ante la imposibilidad de acceder a divisas extranjeras en el mercado de cambio.